Rusia aprueba la ley que endurece los castigos contra la “propaganda” LGTBI

Ya es oficial. La Duma del Estado de Rusia ha aprobado en tercera y última lectura la reforma que pretende castigar a todo aquel que difunda contenido LGTBI.

El régimen de Putin defiende la nueva reforma y la considera necesaria para combatir “lacras como la pedofilia”. Sin embargo, para los activistas y defensores de los derechos humanos se trata de una nueva medida represiva contra el colectivo.

Según revelan distintos medios oficiales rusos, las autoridades pretenden perseguir y condenar cualquier tipo de contenido contrario a lo que consideran los valores conservadores tanto en Internet, como en medios de comunicación, libros, películas e incluso anuncios.

Las multas pueden llegar a alcanzar los 400.000 rublos, es decir, más de 6000 euros, si se trata de ciudadanos, pero la cifra puede ser incluso más alta si se trata de funcionarios. En concreto, 800.000 rublos si se trata de funcionarios. Para las entidades, la multa puede elevarse hasta los cinco millones, tal y como revelan los medios rusos.