Se revocan las sentencias condenatorias de cuatro defensores de los derechos humanos en Turquía

Se revocan las sentencias condenatorias de cuatro activistas defensores de los derechos humanos en Turquía. Así ha informado Amnistía Internacional a través de su página web oficial.

“El fallo del más alto tribunal de apelación de Turquía que revoca las sentencias condenatorias infundadas del presidente honorario de Amnistía Internacional Turquía y otras tres personas defensoras de los derechos humanos supone un inmenso alivio, pero también pone una vez más de relieve la motivación política de los procesamientos”, ha afirmado la organización humanitaria.

Según explica Aminsitía Internacional, la sentencia del Tribunal de Casación sobre la declaración de culpabilidad de Taner Kılıç, İdil Eser, Özlem Dalkıran y Günal Kurşun —4 de las 11 personas defensoras de los derechos humanos en el caso de Büyükada, que fueron halladas culpables en julio de 2020— llega más de cinco años después de su detención en el verano de 2017. La causa contra Taner Kılıç se desestimó por considerarse que se había realizado una “investigación incompleta” y se remitió de nuevo al tribunal de primera instancia.

“El fallo emitido hoy pone fin a una parodia de la justicia de proporciones superlativas. Aunque sentimos un inmenso alivio por que finalmente se han revocado las sentencias condenatorias, resulta decepcionante que el tribunal dictaminara que el caso de Taner requería seguir siendo investigado”, ha manifestado Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional, tal y como recoge la página web de la organización.

“Durante más de cuatro años, hemos visto funcionar los engranajes de la injusticia, pues las acusaciones contra estas cuatro valientes personas que defienden los derechos humanos han sido aceptadas como hechos por sucesivas instancias judiciales. El fallo de hoy revela el verdadero propósito de estos procesamientos de motivación política: utilizar los tribunales como un arma para acallar las voces críticas“, ha añadido.

Taner Kılıç, abogado especializado en derechos de las personas refugiadas y presidente honorario de la sección turca de Amnistía Internacional, fue arrestado en junio de 2017 y encarcelado durante más de 14 meses. Pese a la ausencia total de pruebas, asegura Amnistía Internacional, en julio de 2020 fue condenado a seis años y tres meses de prisión por “pertenencia a organización terrorista”. İdil Eser, Özlem Dalkıran y Günal Kurşun recibieron penas de 25 meses por “ayudar a una organización terrorista” y pasaron más de tres meses en prisión en 2017.

Tal y como recoge Amnistía Internacional en su página web, en 12 vistas judiciales, quedó demostrado, incluso en el informe policial del Estado, que cada una de las acusaciones formuladas contra estas cuatro personas que ejercen el activismo en favor de los derechos humanos era infundada.

Taner Kılıç y Özlem Dalkıran son miembros fundadores de Amnistía Internacional Turquía. Durante los últimos 20 años han desempeñado un papel crucial defendiendo los derechos humanos desde la organización y desde la comunidad más amplia en favor de los derechos humanos en Turquía.