El proyecto de Coca-Cola para convertir dióxido de carbono en azúcar

La compañía Coca-Cola Europacific Partners (CCEP) ha iniciado un ambicioso proyecto para transformar el CO2 en una materia prima que pueda incorporar a su cadena de suministro. El objetivo es eliminarlo de la atmósfera y reutilizarlo, contribuyendo así a reducir las emisiones y avanzar en la descarbonización de la economía.

La inversión inicial para el proyecto piloto será de 750.000 dólares (749,7 millones de euros)

Para lograr su propósito, CCEP Ventures, filial de inversión en innovación, se ha aliado con Peidong Yang Research Group, de la Universidad de California, en Berkeley (EE.UU.), con el objetivo de desarrollar métodos que permitan convertir el CO2 en azúcar a nivel industrial.

¿Cómo es posible?

La idea para llevarlo a cabo es mediante una captura del aire más directa y eficiente, de forma que el CO2 pueda emplearse para descarbonatar las bebidas, generar combustible y envasar.

Actualmente, ya es posible convertir el CO2 en azúcares C6-C8, estrategia que la compañía también utilizará

Coca-Cola mantendrá su compromiso de reducir la cantidad de azúcares en sus bebidas, solo que ahora su objetivo es hacer el proceso mucho más eficiente. Esta tecnología permitirá reducir las emisiones CO2 a la atmósfera en los procesos de fabricación y ahorrar en el coste de materiales, transporte y logística.

Libre de emisiones

El proyecto piloto inicia un largo camino en la estrategia de CCEP Ventures. Su objetivo final es convertirse en una empresa de cero emisiones netas en el año 2040.

En la actualidad, la compañía parte de un plan trienal desde 2020, en el que se invertirán 250 millones de euros para descarbonizar el negocio, incluyendo la fabricación de envases sostenibles.