Descubren hasta ocho nuevos planetas similares a la Tierra

Un grupo de astrónomos ha descubierto hasta ocho exoplanetas anunciados en la reunión de la Sociedad Astronómica Americana. Entre ellos, el equipo ha destacado dos como los más similares a la Tierra conocidos hasta la fecha: Kepler-438b y Kepler-442b.

¿Qué son los exoplanetas?

Los exoplanetas son aquellos planetas que orbitan alrededor de otras estrellas madre. En el Sistema Solar hay siete exoplanetas, entre ellos la Tierra.

La importancia del hallazgo radica en la posibilidad de que estos planetas sean habitables, pues sus estrellas orbitan a una distancia suficiente como para tener agua líquida en la superficie. Además, son difíciles de detectar, ya que se encuentran a millones de años luz y actualmente depende del punto ciego que dejan en las estrellas al ser observados por los telescopios, como el BLENDER en este caso.

Los nuevos Kepler-438b y Kepler-442b

El descubrimiento duplica el número de planetas parecidos a la Tierra que se conocían hasta la actualidad. Entre los nuevos exoplanetas destacan Kepler-438b y Kepler-442b, los cuales orbitan alrededor de pequeñas estrellas rojas, más frías que nuestro Sol.

El primero, tarda 35 días en dar la vuelta a su astro, mientras que el segundo tarda un total de 112 días. En este punto empiezan los cálculos de los científicos, pues, para ser habitable, un planeta debe recibir una cantidad de luz solar similar a la de la Tierra, de lo contrario podría variar en exceso su temperatura.

Los científicos estiman que Kepler-442b tiene un 97% de probabilidades de estar en la zona habitable

Kepler-438b recibe alrededor de 40% más luz que la Tierra y posee un 12% más de diámetro respecto a la Tierra. En este sentido, tiene un 70% de probabilidades de ser rocoso y de estar en la zona habitable de su estrella. Este planeta se encuentra a 470 años luz de la Tierra.

Por otra parte, Kepler-442b obtiene alrededor de dos tercios de la luz que le llega a la Tierra y es un tercio más grande. Por lo que los científicos calculan que tiene un 60% de posibilidades de albergar rocas y un 97% de encontrarse en esta zona habitable. Sin embargo, se encuentra aun más lejos, a 1.100 años luz de distancia.