La NASA encuentra fosas en la Luna donde podríamos vivir

Los científicos de la NASA han descubierto fosas en la superficie de la luna que recrean un clima agradable para el ser humano. Estos “oasis” mantienen de manera estable su temperatura, en torno a los 17º C (63 ° F), durante día y noche.

“Los humanos evolucionaron viviendo en cuevas, y a las cuevas podríamos volver cuando vivamos en la Luna”, fueron las palabras de David Paige, científico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), ante el descubrimiento.

Tecnología a distancia

Los pozos y cuevas se descubrieron por primera vez en 2009, sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando los investigadores han podido saber más acerca del secreto que guardaban las fosas. Ahora, a través de unas imágenes se ha podido determinar que poseen condiciones óptimas para la vida.

Los investigadores usaron imágenes captadas por el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO) de la NASA para realizar el estudio. La cámara térmica Diviner Lunar Radiometer Experiment ha permitido medir la temperatura dentro de una fosa en la región del Mare Tranquillitatis de la Luna.

Condiciones inmejorables

Los astronautas podrían instalarse en estos nuevos refugios para trabajar y vivir en sus expediciones, ya que en el resto de la superficie lunar las temperaturas varían de los 126 °C (260 °F) durante el día a los 173 °C bajo cero (280 °F) por la noche.

Los campamentos base que se pueden establecer en ellos hacen que sean más seguros para la vida a largo plazo, según los cálculos de los científicos. Además, ofrecerían más protección contra la radiación solar, o  en una esporádica lluvia de meteoritos, pudiendo centrar sus esfuerzos en tareas como cultivar alimentos.