“Cuando la infancia es devorada por los buitres”

Los centros de atención a la infancia son los peor pagados, los convenios son abusivos y la rotación del personal es excesiva. Es la situación que denuncia el Comité de SEF Grupo 5 de Comisiones Obreras desde hace dos años y los motivos por los que ha decidido convocar una huelga indefinida de los trabajadores y trabajadoras de la plantilla para tratar de paliar esta situación.

El paro tendrá lugar a partir del 8 de julio en los Centros de Atención a la Infancia y Programa de Atención a la Infancia en el Entorno Familiar del Ayuntamiento de Madrid gestionados por la empresa Grupo 5.

La plantilla más precarizada

“Somos el personal que está valorando situaciones de riesgo para la infancia, emitiendo informes y propuestas relativas a la guarda y tutela de niños, niñas y adolescentes, sin ratios, siendo citados sin cobertura alguna a litigios judiciales y haciéndonos cargo de situaciones altamente traumáticas (emocionales, psicológicas, económicas, sociales…), siendo la cara de este Ayuntamiento en lo que a infancia en riesgo se refiere. Para ello se nos requiere y obliga a tener una experiencia previa y formación por encima de la media”, explican.

En concreto, denuncian ser la plantilla más precarizada de toda la red. “Cualquier profesional externalizado cobra de media 3000 euros al año más que nosotras (15%)”, indican. También señalan la “enorme” discriminación con los recursos de gestión pública que realizan la misma labor. “Percibimos el 45% menos, que se traduce, de media, en unos 8.000 euros anuales menos”, añaden.

“Expolio del dinero público”

Por otro lado, insisten en el “expolio de dinero público” por parte de las instituciones. Según explica la plantilla, los presupuestos de las licitaciones recogen para personal (incluida la subrogación) una media de 23.100 euros anuales por trabajador. “Grupo 5 abona entre 19.000 y 21.000. Ese beneficio se suma al del 6% que ya recoge el pliego”, insisten.

Según señalan, también es preocupante el altísimo nivel de rotaciones. Los cambios de personal han supuesto en torno a un 40% de la plantilla. Debido al elevado nivel de especialización que se exige a las profesionales de estos servicios, la cobertura de las vacantes es complicada, dilatándose mucho en el tiempo.

Esta situación también afecta de manera directa a la salud de la plantilla debido al agravamiento de la precariedad económica en caso de que la situación derive en incapacidad laborar temporal al no estar cubiertas al 100%. “También hay dificultades en el disfrute de las vacaciones, especialmente en verano, fecha en la que empresa impone limitaciones arbitrarias que generan conflictos todos los años”, explican.

Proceso de negociación real

A todo ello se suma la extrema rigidez en la gestión de horarios, denuncian, forzando a una plantilla feminizada y precarizada a las reducciones para conciliar la vida familiar.

Por eso, los trabajadores y trabajadoras piden a Grupo 5 una firme voluntad y compromiso para finalizar con esta situación con un proceso de negociación real.

“Pedimos que las administraciones apuesten por un servicio digno, obligando a condiciones dignas y licitando pliegos que no permitan la entrada de empresas que sólo quieren especular con el dinero público”, concluyen.