La nueva especie de osos polares que no necesitan el hielo para sobrevivir

En el Ártico quedan unos 25.000 osos polares. Los cuales se agrupan en 19 subpoblaciones que ocupan espacios tan distantes como Alaska, Groenlandia o la isla de Svalbard. Pero todos ellos dependen del hielo marino, pues es aquí donde encuentran la mayor parte de su alimento.

Pero desde hace años hay menos hielo en la región ártica lo que ha provocado que esta especie se encuentre en peligro de extinción, ya que no disponen se su fuente habitual de comida. Por lo que desde 2014,  investigadores de varios países iniciaron una investigación en el sureste de Groenlandia. Sabían, por avistamientos y testimonios de cazadores locales, que había osos polares, pero desconocían cuántos eran, sus desplazamientos o sus patrones de caza.

El estudio publicado en Science, muestran que estos osos son genéticamente diferentes al resto de poblaciones de osos polares. Por lo que sus autores defienden que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza los catalogue como la subpoblación número 20. Esto se debe a que estos osos viven en regiones aisladas, por lo que no interactúan muy a menudo ni se cruzan con los de otras subpoblaciones.

La geografía de la zona es clave en el aislamiento. Ocupando una extensión de unos 700.000 kilómetros cuadrados y una línea de costa de 3.200 kilómetros, se trata de un área de fiordos que se adentran hasta 1.000 metros en la tierra donde acaban centenares de glaciares rodeados por montañas.