Un experimento genético fallido crea hámsteres hiperagresivos

Un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Georgia ha desarrollado por accidente un tipo de hámsteres ultraviolentos tras someterse a un tratamiento genético. El experimento buscaba precisamente el efecto contrario, aumentar los niveles de interacción social. El informe ha sido publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’.

“Anticipamos que reduciríamos tanto la agresión como la comunicación social, pero sucedió lo contrario”, afirma Elliott Albers, uno de los responsables de la investigación.

El propósito del experimento

Los investigadores buscaban eliminar la hormona vasopresina (Avpr1a) mediante la técnica CRISPR, según publica el diario británico Daily Mail. La intención era mejorar la “comunicación social” de los roedores, reduciendo estos genes asociados con el aumento de la agresividad y facilitando la interacción entre ellos.

Efectos adversos

Las primeras conclusiones se produjeron al agrupar a los especímenes en jaulas, denotando unos “altos niveles de agresión hacia otros individuos del mismo sexo”, en palabras de Albers. El resultado opuesto sorprendió a los científicos.

Las fotografías tomadas a los roedores en las jaulas hablan por sí solas al mostrarlos atacándose entre ellos.

El error se atribuye a la eliminación de la propia la hormona, ya que sirve para regular la presión arterial mediante contracción de los vasos sanguíneos, además del control de la orina, pues ayuda a los riñones a medir la cantidad de agua y sal en el cuerpo.

Según la investigación, los procedimientos fueron aprobados por todos los organismos competentes. El Comité Institucional de Cuidado y Uso de Animales de la Universidad Estatal de Georgia dio el visto bueno de acuerdo a la Guía del NIH para el Cuidado y Uso de Animales de Laboratorio, además del Código de Regulaciones Federales de la Ley de Bienestar Animal.