Demuestran la teoría de Indiana Jones sobre los escorpiones

Un equipo de científicos de la Universidad Nacional de Irlanda (NUI), en Galway, probó la teoría de la película ‘Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal’ (2008), cuando el protagonista advierte sobre la picadura de un escorpión a uno de los personajes: “Cuando se trata de escorpiones, cuanto más grandes, mejor”. Los investigadores constataron la validez de la frase a través del estudio, demostrando que las especies más pequeñas de escorpiones, incluidas las pinzas, tienen venenos más potentes.

“Como científicos, nuestro trabajo también es poner a prueba la sabiduría popular. La mayoría de las víctimas hospitalizadas con síntomas graves después de las picaduras de escorpión son niños menores de 15 años. Identificar la especie responsable es esencial para administrar el tratamiento correcto, y una regla simple como ‘cuanto más grande, mejor’ es un pequeño primer paso para salvar vidas”, sentenció, Michel Dugon, jefe de la investigación en el Venom System Lab perteneciente al NUI Galway.

En este sentido, los científicos analizaron 36 especies de escorpiones para desarrollar la teoría de la película. En esta comparación, el veneno del pequeño escorpión amarillo brasileño sobresalía siendo 100 veces más potente que el gran escorpión de roca. Pero también si atendían al tamaño de las pinzas, siendo el escorpión de cola gruesa de Sudáfrica 10 veces más potente que el escorpión oro israelí, por ejemplo.

Los investigadores creen que esto se debe a una compensación evolutiva, ya que los más grandes utilizan sus pinzas para inmovilizar a sus presas, disponiendo de menos energía para desarrollar las toxinas, al contrario que pasa con los más pequeños.

Un problema de salud

En total se conocen alrededor de 19 familias de escorpiones, de las cuales derivan más de 2.200 especies. Las picaduras de escorpiones, como el alacrán, suponen un problema de salud mundial con más de 1 millón de picaduras y miles de muertes cada año.

El objetivo del estudio, más allá de demostrar la teoría popular, es probar estas reglas evolutivas para que los profesionales de la medicina puedan resolver efectivamente su trabajo con el fin de salvar más vidas.