Netflix se hunde en bolsa y plantea suscripciones baratas con publicidad

La plataforma de streaming ha perdido 200.000 suscriptores en el primer trimestre de 2022, con unos beneficios netos de 1.597 millones de dólares, por los 1.706 del año anterior. Una caída de usuarios que no se producía desde hace diez años y que se traduce en un desplome del 25% del valor de sus acciones en bolsa.

Netflix defiende que la pérdida de usuarios se debe en gran parte a la decisión de abandonar Rusia dejando 700.000 abonados en el país, una circunstancia que incluso habría amortiguado la caída con unos 500.000 nuevos usuarios. Aunque está muy lejos de las cifras de crecimiento, que pronosticaban un 2,5 millones de nuevos clientes. Además, con el alza de precios, prevé la perdida de unos 2 millones de usuarios más en el segundo trimestre.

Netflix estima que 100 millones de hogares acceden a la plataforma con las credenciales de otro usuario

Para atajar el problema, la plataforma ha puesto en marcha dos medidas contundentes: suscripciones más baratas de streaming con publicidad y  cobrar más a aquellos usuarios que quieran compartir sus cuentas.

Anuncios y cuentas compartidas

Las medidas que va a adoptar la compañía no son nuevas. La propia plataforma ya inició un proyecto piloto en Chile, Costa Rica y Perú durante el último mes, que permite añadir dos miembros extra a la suscripción, independientemente de la localización. El coste del servicio para cada una de estas cuentas es de entre 2 y 3 dólares añadidos al servicio principal.

“Soy aún más fan de dar opciones a los consumidores, y permitir que los clientes que quieran una opción más baja y toleren los anuncios puedan conseguirla tiene mucho sentido. Es algo que abordaremos a lo largo del próximo año o dentro de dos”, justificó Reed Hastings, cofundador de la compañía.

Por otra parte, aunque la entidad siempre se ha declarado contraria a la inclusión de publicidad, aplicarán el método que usan plataformas como HBO Max o Hulu. En estas compañías, las opciones más baratas de suscripción interrumpen la emisión de películas y series para introducir breves pausas publicitarias.