El crecimiento mundial modera el ritmo en la recta final del 1T

Según los datos recogidos por CaixaBank Research, el Banco de España rebaja sus proyecciones macroeconómicas. La institución sitúa el crecimiento del PIB en el 4,5% en 2022 (−0,9 p. p. respecto a sus proyecciones de diciembre), 2,9% en 2023 (−1,0 p. p.) y 2,5% en 2024 (+0,7 p. p.).

El sector turístico sigue mostrando señales positivas en el arranque de 2022. España recibió en los dos primeros meses del año 5,64 millones de turistas internacionales, muy por encima del mismo periodo del año pasado, cuando apenas nos visitaron 723.000 turistas.

El indicador de sentimiento empresarial (PMI) compuesto global se situó en los 52,7 puntos en marzo. Aunque por encima del límite de los 50 puntos, supone un retroceso de 0,8 puntos con respecto al registro de febrero. El aumento de las presiones inflacionistas, la continuidad en los cuellos de botella en las cadenas de suministros y el auge de las tensiones geopolíticas impactaron negativamente en el indicador, tanto en el referido al sector manufacturero como al de servicios.

Los bancos centrales lanzan mensajes hawkish. Las actas de la última reunión de la Fed mostraron un consenso generalizado en iniciar un ciclo de subidas de tipos de interés en el cual podría haber diversas subidas de tipos de 0,50 p. p. (en vez del habitual incremento de 0,25 p. p.). Asimismo, las actas detallaron la intención de los miembros del FOMC de comenzar la reducción del balance a partir de mayo a razón de 95.000 millones de dólares al mes, un ritmo más acelerado que el observado en el periodo 2017-2019.