Según los datos recogidos por CaixaBank Research, las conversaciones entre Rusia y Ucrania dan cierto respiro a los mercados financieros. En la tercera semana del conflicto armado, los inversores recibieron con cierto optimismo, aunque todavía con bastante cautela, las negociaciones ruso-ucranianas. En este contexto, durante la semana se produjo un aumento de la rentabilidad de los treasuries (el bono a 10 años se situó en el 2,15%), mientras que la pendiente de la curva se aplanaba.

La Fed subió tipos y prevé seguir haciéndolo en cada reunión de 2022. En su reunión de la semana pasada, la Reserva Federal subió los tipos de interés en 25 p. b., hasta el intervalo 0,25%-0,50% y anunció que espera realizar más subidas en las próximas reuniones.

El conflicto bélico tendrá consecuencias económicas asimétricas entre regiones y Europa será de las más afectadas. En este sentido, distintas instituciones ya han empezado a reflejar dichas consecuencias en sus más recientes estimaciones macroeconómicas con significativas revisiones a la baja en crecimiento y al alza en inflación.

La actividad económica en China dio buenas señales en los dos primeros meses del año, pero el mes de marzo se anticipa complicado. la semana pasada se vio marcada por las noticias de un importante rebrote de COVID-19 (el mayor desde la primera ola en Wuhan), que afecta a relevantes centros productivos y logísticos del país.