Israel y sus vecinos árabes se alían para preservar el arrecife coralino del mar Rojo

En una carrera por salvar los corales ubicados a orillas del Mar Rojo, Israel se unió a una colaboración regional única junto con otros siete países, en su mayoría musulmanes, muchos de los cuales sin contar con relaciones diplomáticas.

La alianza incluirá a todos los países que bordean el Mar Rojo: Israel, Jordania, Egipto, Sudán, Eritrea, Djibouti, Arabia Saudita y Yemen. Israel solo tiene relaciones diplomáticas con Eritrea, Jordania y Egipto.

El instituto suizo actuará como un «neutral» para supervisar la investigación y el enlace entre los países, según el investigador israelí Professor Maoz Fine, biólogo marino de la Facultad de Ciencias de la Vida Marina y Everard Goodman de la Universidad Bar-Ilan.

El Centro de Investigación Transnacional del Mar Rojo, administrado por el Instituto Federal de Tecnología de Suiza, estudiará los arrecifes de coral del Mar Rojo y cómo lograron resistir los efectos de blanqueo que llevan al colapso de otros arrecifes en todo el mundo.

Los arrecifes de todo el mundo están en serio peligro: se deterioran o mueren como consecuencia del cambio climático global, la contaminación y la pesca indiscriminada.

La mayoría de los corales solo pueden sobrevivir dentro de un estrecho margen de temperatura. A medida que se calientan los océanos, se interrumpe la simbiosis de corales y algas. El estrés térmico hace que, durante la fotosíntesis, las algas no solo produzcan azúcar, el nutriente vital para los corales, sino también toxinas. Para protegerse, los corales estresados expulsan sus algas productoras de energía y pierden su color. Cuando los corales se blanquean y mueren, ecosistemas enteros pueden colapsar con ellos.

Sin embargo, en las costas del norte del mar Rojo se vislumbra algo de esperanza, ya que los corales de Áqaba parecen no verse afectados por el constante calentamiento de las aguas.