La cueva de Santa Ana, clave para entender los procesos culturales de los homínidos

El equipo de investigación Primeros Pobladores de Extremadura, junto con la Fundación Atapuerca y el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES-CERCA) han llevado a cabo una nueva investigación en los yacimientos de la cueva Santa Ana (Cáceres). Como resultado de este estudio se ha encontrado un conjunto de herramientas líticas achelenses encontradas en dicha cueva.

La cueva Santa Ana se encuentra Junto a las cuevas de Maltravieso y El Conejar, sobre una pequeña colina en el Calerizo de Cáceres. Por ello, siempre se ha considerado un yacimiento único para comprender la evolución tecnológica de los homínidos y sus procesos culturales de hace 500 000 años. Los homínidos se asentaron en Eurasia durante el Pleistoceno medio.

El conjunto de herramientas líticas achelenses son unas rocas talladas con forma redondeada llamadas esferoides. Por ello, esta investigación ha puesto de manifiesto un fenómeno de estasis tecnológica” en el contexto de uno de los procesos de dispersión cultural de mayor envergadura y duración de toda la Prehistoria: la expansión de la tecnología Achelense. Diferentes estudios han analizado las innovaciones tecnológicas que favorecieron la expansión de los homínidos fuera de África.

De esta manera, la gran importancia de este hallazgo radica en que las rocas han resultado ser muy parecidas a las que fabricaron los homínidos en África hace más de 1 700 000 años. Los hallazgos de una tecnología similar a la hallada en Santa Ana son muy escasos. Por lo tanto, se corresponden con las primeras manifestaciones del achelense en el Norte de África, el Corredor Palestino, China e India con más de un millón de años.