Estas estatuas de jardín resultan ser valiosas reliquias del antiguo Egipto

Un matrimonio británico decidió, al mudarse, vender las estatuas de estilo egipcio que decoraban su jardín. La casa de subastas Mander se encargó de ello, pero, cuál fue su sorpresa, al descubrir que las que pensaban que eran simples imitaciones del siglo XVIII eran, en realidad, originales del Antiguo Egipto.

Los propietarios se hicieron con las figuras hace 15 años en otra subasta. Ellos estaban convencidos de que se trataba de réplicas fruto de la obsesión de los ingleses por la cultura egipcia y así se lo transmitieron a la casa de subastas cuando decidieron ponerlas en venta. De hecho, ni siquiera habían tenido especial cuidado con ellas. Se encontraban muy desgastadas por estar a la intemperie y se habían reparado usando cemento.

El precio de salida se estableció entre las 350-590 euros. Sin embargo, la sorpresa saltó a los quince minutos del comienzo de la puja, cuando algunos postores elevaron el precio hasta los 230.400 euros, según explicaron desde la casa de subastas Mander a la CNN.

La causa de esta revalorización fue el rumor que se extendió de que se trataban de verdaderas reliquias de más de 5.000 años de antigüedad. Finalmente, un análisis exhaustivo por parte de expertos confirmó las sospechas, las estatuas de jardín eran originales del Antiguo Egipto.