La Fundación” la Caixa” ha asignado un importe de 4,5 millones de euros a un total de 216 proyectos para mejorar la atención al envejecimiento, la discapacidad y la enfermedad, que beneficiarán en conjunto a más de 50.000 personas en todo el territorio español.

Este 2021, a través de la convocatoria de “Promoción de la autonomía personal y atención al envejecimiento, a la discapacidad y a la enfermedad”, se han escogido proyectos enfocados al acompañamiento de las personas dependientes, con discapacidad o enfermedad, especialmente tras su aislamiento derivado de la pandemia, y a la atención psicológica de las personas afectadas por el Covid-19. En este sentido, el ámbito de actuación en el que más proyectos se han seleccionado, un 66% del total, es el de la discapacidad o salud mental, donde se enmarcan las iniciativas de atención psicológica a este colectivo a raíz de la pandemia, entre otras.

Los criterios de valoración y selección de proyectos han girado en torno a la capacidad de la entidad, viabilidad y planificación del proyecto, así como la alineación del proyecto, sus objetivos y acciones con las líneas prioritarias de la convocatoria además del impacto esperado en las personas destinatarias.

Personas mayores y retos derivados del envejecimiento

El ámbito de actuación de personas mayores y retos derivados del envejecimiento tiene por objetivo seleccionar iniciativas que favorezcan principalmente la autonomía personal; la calidad de vida de estas personas en situación de vulnerabilidad; y este año también mitigar la situación provocada por el Covid-19.

Para hacer frente a la situación, se han seleccionado un total de 53 proyectos que atenderán a 12.467 mayores y, en algunos casos, también a sus familias. La mayor parte pretende favorecer la autonomía personal y el desarrollo de las actividades de la vida cotidiana; prevenir el deterioro cognitivo y favorecer el bienestar emocional; combatir la soledad no deseada, el aislamiento social y digital; e intervenir en situaciones de vulnerabilidad para este colectivo.

Discapacidad o trastorno mental

La segunda línea de actuación, destinada a personas con discapacidad o trastorno mental, prioriza las propuestas de empoderamiento personal y social; potencia las acciones de atención y capacitación para las actividades de la vida diaria; promueve el apoyo psicosocial a las personas y a sus familias; y presta especial atención este año a los obstáculos que el Covid-19 ha supuesto para estos colectivos.

De esta manera, los proyectos seleccionados han sido 143 y beneficiarán a 26.288 personas. Destacan los centrados en el apoyo a las actividades de la vida diaria, donde se busca la mejora de la autonomía personal, así como del bienestar físico, emocional y la inclusión social; los que ofrecen apoyo psicosocial a personas con discapacidad y su entorno; los que combaten la estigmatización y la violencia; y los que promueven el uso de las nuevas tecnologías para combatir la brecha digital.