CaixaBank obtiene un beneficio recurrente de 2.022 millones

El Grupo CaixaBank obtuvo en los nueve primeros meses del año un beneficio ajustado sin extraordinarios asociados a la fusión con Bankia de 2.022 millones de euros, frente a los 726 millones registrados en el mismo periodo del ejercicio anterior, que estuvo afectado por las elevadas provisiones constituidas para anticiparse a los impactos futuros que se pudieran derivar de la pandemia.

La positiva evolución del resultado recurrente de la entidad responde a la fuerte actividad comercial del Grupo en los primeros nueve meses del año y a las menores dotaciones. En este contexto, la rentabilidad (ROTE a 12 meses sin extraordinarios de la fusión) asciende al 9,6%.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha realizado un “balance muy positivo de los nueve primeros meses del año” y ha destacado como aspectos relevantes “la buena evolución del negocio bancario y de seguros en un entorno todavía complejo, y el proceso de integración que discurre de forma rápida, adecuada y en línea con lo previsto”.

 

Cuenta de resultados proforma (con perímetros homogéneos) 

Si se toma como referencia la cuenta proforma que se elabora agregando, en ambos ejercicios, el resultado generado por Bankia previo a la fusión al obtenido por CaixaBank y no se consideran los extraordinarios asociados a la misma, el beneficio del grupo se sitúa en 2.087 millones de euros, frente a los 906 millones de euros del mismo periodo de 2020.

En concreto, los ingresos core, 8.450 millones de euros hasta septiembre, se mantienen estables respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, a pesar del entorno, gracias a la intensa actividad comercial.

 

Recursos de clientes y activos bajo gestión en cifras récord 

Los recursos totales de clientes ascienden a 607.331 millones de euros a 30 de septiembre, un 46,2% más tras la incorporación de Bankia (+7,5% de variación orgánica excluyendo la integración). En el trimestre, el crecimiento es del 1,1%.

Los recursos en balance alcanzan 441.278 millones de euros (+1,5% en el trimestre y +5,5% en el año orgánico), en tanto que los activos bajo gestión se sitúan en 153.223 millones de euros. La evolución (+1,2% en el trimestre y +12% en el año orgánico) viene marcada tanto por las suscripciones netas positivas como por la evolución favorable de los mercados.

 

Capital y liquidez en niveles óptimos 

En los nueve primeros meses del ejercicio, CaixaBank ha mantenido unos elevados niveles de capital, con una ratio de capital principal CET1 que alcanza el 13% a cierre de septiembre, con lo que se sitúa cómodamente por encima del objetivo anunciado del 11-11,5%. En comparación con el mismo periodo del año anterior, se sitúa medio punto por encima, ya que entonces era del 12,5%.

La entidad ha conseguido entre enero y septiembre generar 88 puntos básicos de capital, lo que ha permitido compensar parcialmente los 107 puntos básicos que ha restado la integración de Bankia incluyendo los costes extraordinarios.

 

Ratio de morosidad estable

CaixaBank ha conseguido contener en el trimestre el saldo de dudosos y la ratio de morosidad, que se sitúa en el 3,6%, el mismo nivel en que se encontraba el pasado mes de junio. Con respecto a diciembre de 2020 ha subido tres décimas por la integración.