Según los datos recogidos por CaixaBank Research, el consumo español creció un notable 12% interanual en el promedio de las tres primeras semanas de julio (del día 28 de junio al 18 de julio). Estos datos se han obtenido por el seguimiento del consumo presencial de tarjetas. El gasto en bienes duraderos creció más durante las últimas dos semanas, mientras que el gasto en turismo lo hizo más durante la primera.

Por otro lado, el gasto con tarjeta extranjera siguió creciendo con fuerza debido a las menores restricciones al turismo. Esto se debe al proceso de vacunación y a un efecto de base (la variación respecto a la misma semana de 2019 sigue siendo negativa, del –33%).

En las próximas semanas será relevante analizar cómo la propagación de la variante Delta afecta al gasto turístico extranjero.

La morosidad en España continuó contenida y estabilizada en mayo. La tasa de morosidad se mantuvo prácticamente estable: en el 4,55% (4,53% en abril). Este pequeño avance se debió principalmente al descenso del stock de crédito respecto al mes anterior (–1.745 millones de euros). Con respecto al nivel prepandemia (febrero de 2020), la tasa de morosidad se situó 27 p. b. por debajo. Las moratorias y las carencias de las líneas ICO han jugado un papel fundamental en el mantenimiento de la tasa de morosidad en niveles reducidos.

Y por último, los mercados financieros muestran una gran capacidad de recuperación. Las oscilaciones registradas de estos vinieron a recordar que hay dudas para generar momentos de nerviosismo, pero, al mismo tiempo, hay muchos inversores dispuestos a comprar activos de riesgo.

En el mercado de renta variable, las fuertes caídas del lunes dieron paso a una recuperación que llevó a los índices bursátiles a registrar un balance semanal positivo (+2,0% en el S&P 500 y +1,8% en el Eurostoxx 50).