Se descubre una inesperada “guardería” de dinosaurios en el Ártico

Siempre se ha considera que los dinosaurios era criaturas que necesitaba el calor de las zonas tropicales para su supervivencia, pero actualmente esta teoría se está empezando a refutar.

Un equipo de la Universidad de Alaska Fairbanks junto a la Universidad Estatal de Florida han hallado un descubrimiento muy importante en su última investigación. Aunque ya se habían encontrado restos de dinosaurios en regiones frías, es la primera vez que se han hallado fósiles de crías de dinosaurios en el Ártico. Esto implica que no solo eran capaces de sobrevivir  bajar temperaturas, sino que también hacían de este lugar su hogar y criaban allí. El descubrimiento ha sido publicado en la revista ‘ Current Biology’.

Este descubrimiento contrarresta dos hipótesis que hasta ahora se consideraban ciertas. La primera es que los dinosaurios migraban a zonas tropicales para poner sus huevos. Y la segunda, la investigación aporta pruebas de que los dinosaurios sería de sangre caliente y no fría como se había considerado hasta el momento.

Cuando el grupo de científicos hallaron los fósiles durante la investigación tuvieron que comparar los restos con otros de otros yacimientos. De esta manera probaron que los huesos y los dientes eran de dinosaurios perinatales. Una vez que supieron que los dinosaurios anidaron en el Ártico, el equipo pudo deducir que estos animales prehistóricos vivían toda su vida en la región.

Esta investigación ha abierto nuevos interrogantes sobre la vida de los dinosaurios. Ya se sabía que podían vivir en regiones de bajas temperaturas, pero con el hallazgo de la “guardería” surge preguntas como: “¿De qué forma sobrevivían los dinosaurios durante el invierno?”, “¿Las crías de dinosaurio hibernaban?”.