Según los datos recogidos por CaixaBank Research, esta última semana el indicador CaixaBank de consumo creció un 2% con respecto al nivel de referencia pre-COVID.

Por segmentos, la recuperación del consumo doméstico en servicios turísticos (1% interanual en lo que va de junio frente al 18% en mayo), ocio y restauración (17% frente al 11% en mayo) y transportes (5% frente al 11% en mayo) ha sido compensada por la normalización del gasto en bienes de primera necesidad.

Se acelera significativamente la actividad en la eurozona, pero persisten las presiones al alza sobre los precios de producción.

La mejora de la confianza se produjo tanto en el índice de manufacturas como en el de servicios. Sin embargo, los empresarios continuaron reconociendo un fuerte aumento en los costes de sus insumos (aumentos en los precios de las materias primas, mayores costes de transporte y presiones al alza sobre los salarios) que podría terminar trasladándose a los precios al consumidor en los próximos meses.

En cuanto a los mercados financieros, las dudas sobre la inflación, las declaraciones discordantes de distintos miembros de la Fed, las nuevas variantes del virus y unos índices bursátiles que cotizan en zona de máximos históricos generaron dudas entre los inversores.

A pesar de esta situación y de la existencia de opiniones que ven necesario un movimiento correctivo, los mercados de renta variable tuvieron un buen comportamiento favorecido por los últimos datos de sentimiento económico y por el acuerdo alcanzado en EE. UU. sobre un paquete fiscal de infraestructuras.