Fernanda, la tortuga que se creía extinta hace 100 años

Fernanda, una hembra de Tortuga Gigante (Chelonoidis phantasticus) de unos 90 años y ha sido encontrada en la isla Fernandina, comparte genes con el último ejemplar macho registrado en 1905.

Fernanda ha pasado sola los casi 100 años de edad que tiene porque ha estado encerrada en un corral natural formado por lava en la isla Fernandina de Galápago. Es una de las islas más inaccesibles debido a la continua actividad volcánica.

Debido a que Fernanda no podía salir de ese kilometro cuadrado se creer que ha tenido falta de acceso al agua y comida. Su caparazón mide unos 54 centímetros, menos de lo esperado para una Tortuga Gigante.

El director del Parque Nacional de Galápagos (PNG), ha declarado que el hallazgo ofrece la gran posibilidad de restaurar la colonia de tortugas de Galápagos.

El objetivo, en caso de encontrar otros individuos, sería someter a estudios para confirmar la especie y, en caso de ser compatible, pensar en un programa para repoblar Fernandina con su variedad de tortugas.

Fernanda fue hallada de forma accidental por un grupo de siete científicos que estaban realizando una expedición en las Islas Galápagos. Estos científicos la encontraron en su ultimo día allí, pues este era el último coral que les quedaba por recorrer. Caminaron durante kilómetros y encontraron a Fernanda camuflada bajo arbustos. Por ello decidieron trasladarla al Centro de Crianza de Tortugas Gigantes y ponerla en cuarentena.

Le extrajeron muestras genéticas que, según la Universidad de Yale, confirman la coincidencia entre los genomas de Fernanda y los del macho que está conservado en California desde 1905.