Las largas jornadas en el trabajo aumentan el riesgo de morir

Trabajar más de 55 horas durante mucho tiempo, puede aumentar hasta en un 35% las posibilidades de fallecer debido a problemas cardiovasculares. Según la ONU, los largos horarios en el trabajo causan 745.000 muertes anuales.

Un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), concluye que estas muertes subieron un casi un 30% entre 2000 y 2016, por lo que los horarios prolongados ya se consideran un factor de riesgo para la salud de los trabajadores.

Las secuelas se empiezan a notar a los 10 años de haber sido expuestos a ese horario. Las personas más afectadas son las que se encuentran entre los 60 y los 80 años.

Para solucionar este problema de salud pública, las agencias de Naciones Unidas piden a los gobiernos que se establezcan, por ley, horarios máximos en los mercados laborales, y negociaciones colectivas entre empresas y empleados.

Los sindicatos UGT y CCOO llevaron a cabo la idea de proponer a las empresas una reducción de horario. Que consistía dejar la jornada laboral en 4 días. Esto ha creado mucha polémica ya que han habido diversas opiniones. El 14% sí lo ve factible siempre que el salario sea proporcional al tiempo trabajado y el restante 12% cree que se podría lograr incluso manteniendo el nivel salarial actual.

Así lo dio a conocer el Estudio sobre Flexibilidad y Competitividad Empresarial, Adecco Group Institute y el Instituto Cuatrecasas de Estrategia Legal en RRHH, para el que se ha encuestado a medio millar de compañías españolas.

Entre diversos motivos las empresas encuestadas para rechazar la jornada de 4 días están: no tener margen de productividad para amortizar una jornada a la semana (52%), no disponer de margen de beneficio para mantener el nivel salarial con menor jornada (42%) y no poder cubrir la quinta jornada con otros trabajadores a tiempo parcial (38%).