Empezar una vida sana sin volvernos locos

Cada vez, las personas están más preocupadas de tener un estilo de vida mucho más saludable, pues mucha gente quiere vivir más y mejor. Esta opinión se ha extendido desde la pandemia, ya que la gente ha empezado a ser consciente de la importancia de tener un cuerpo y una mente sana.

Pero mantener unos hábitos saludables no es tarea fácil. Se necesita esfuerzo, trabajo y organización después de mantener una mala alimentación, estar tanto tiempo sentados delante de la televisión, fumando…

Es importante tener unos hábitos de vida saludables puesto que está comprobado que el riesgo de contraer un cáncer o sufrir una enfermedad cardiovascular disminuyan a la mitad.

Dejamos 5 consejos para poder estar un paso más cerca de tener un estilo de vida sana:

1. Mens sana in corpore sano.

Este es el aspecto más importante. Si no estamos bien emocional y psicológicamente, no seremos capaces de cambiar nuestros hábitos y mucho más importante mantener dichos hábitos de vida.

Cambiar el estilo de vida a uno más sano es un trabajo mucho más mental que corpóreo, pues debes cambiar primero tu forma de pensar y de hacer las cosas. Debes centrarte en tu objetivos sin compararte con nadie, pues cada persona necesita un ritmo distinto para poder cambiar su vida.

La mente es el músculo más potente y debemos trabajarlo para que no juegue en nuestra contra. no somos consientes de la importancia de nuestros pensamientos, por ello debemos contrarrestar las emociones negativas para que no nos afecten ni nos hagan abandonar nuestros objetivos.

Cada persona debe encontrar las técnicas que a ella misma le funcionen para rechazar estos pensamientos. Como ejemplos de estas técnicas tenemos:  la meditación; el yoga; escribir los pensamientos negativos para sacarlos de nuestra mente; o la realización de cualquier actividad que resulte placentera, como puede ser cocinar, escuchar música…

Todo esto ayudará a que tu mente encuentre claridad y serenidad para poder empezar a cambiar de vida.

2.Muévete.

Hacer ejercicio es básico para mantener una buena salud, pero mucha gente no lo práctica ya sea porque no tiene tiempo o porque no le gusta.

Hacer ejercicio reduce el estrés, nos da mayor energía e, incluso, hace que cambie nuestro estado de ánimo

Pero para llegar a tener una vida sana no hace falta pasarse horas en el gimnasio. El estudio de American Heart Association (AHA) muestra que con tan sólo 30 minutos de ejercicio moderado (basta una simple caminata) al día , durante cinco días a la semana, reduce significativamente el riesgo de padecer diabetes, tener un infarto o sufrir un ictus. Este ejercicio es apto para todo el mundo incluso para la gente que deteste  moverse, puede puedes realizarlo cuando: vayas a la compra, a buscar un paquete que hayas pedido por internet a un punto de recogida, o tan solo dar un paseo aprovechando que ya empieza el buen tiempo.

Los niños si deben realizar más tiempo de ejercicio, al rededor de una hora. Así que puedes aprovechar para pasear con: tu hijo, sobrino, hermano pequeño… Y así empezar con alguien más ese estilo de vida sana.

3. Organízate.

Cambiar por completo la rutina que has estado siguiendo durante tanto tiempo no es fácil y requiere un tiempo de adaptación.

Debes comenzar organizando tus días para que más adelante se conviertan en tu nueva rutina más sana. Para ello organiza: tus comidas, no te saltes ninguna; la media hora de paseo que hemos dicho anteriormente; la actividad que hayas elegido para tener tu mente sana y contenta, el trabajo o los estudios, pero que no te absorban, dedícales el tiempo que se merecen, ni más ni menos; y por último, saca tiempo para tus relaciones personales, las personas de nuestro entorno juegan un papel esencial en nuestra vida, por lo que tiene que seguir estando en nuestra nueva vida sana.

4. Come más sano.

No hace falta que sigas una dieta muy estricta, pues eso solo nos causará infelicidad y entender que este proceso tiene fin y no es ese el objetivo, el objetivo es tener un estilo de vida más sano y que dure para siempre.

Lo principal para comer más sano es tener una dieta muy variada rica en fruta, vegetales, alimentos integrales. Pero como sabemos que es complicado porque hay que compaginar todos los elementos que hemos dicho anteriormente. Es casi imposible sacar tiempo para todo y además que nos queden momentos para cocinar sano, variado y como no, barato. ofrecemos otras opciones para que no se convierta en misión imposible este cambio de vida.

Lo principal es reducir en nuestra dieta los alimentos que posean muchas grasas saturadas o mucho azúcar. También sería un acierto comer dos veces a la semana pescado, no podemos olvidarnos de las proteínas y los carbohidratos, que aunque en menos medida también son sanos y debemos incluirlos en nuestra dietar y por último, deben abundar los vegetales y las frutas, de eso no podemos librarnos.

5. Deja los malos hábitos.

Lo ultimo para empezar a cambiar nuestra vida es abandonar esos hábitos insanos y de vida sedentaria. 

Lo principal es si fumas dejar de fumar. Es uno de los hábitos más insanos y peligroso más extendidos en la sociedad española. Si vas a dejar este hábito lo ideal sería que te pusieses en manos de profesionales ya que es muy difícil dejar de fumar.

Otro hábito muy extendido es pasar mucho tiempo sentado frente a la televisión, ordenador, videoconsolas… Se está convirtiendo en una de las costumbres más habituales (también por culpa del confinamiento) y debemos empezar a reducirlo. Además esto supone también un incremento del consumo digital, pantallas, información que no es saludable ni para nuestra mente ni para nuestra vista. Así que una buena opción sería apagar la tele y dar un paseo para tomar el sol.

El alcohol también es un hábito que debe reducirse todo lo posible, incluso su abandono sería lo ideal. Pero mínimo podríamos reducirlo a la “cañita” del sábado en una terraza de un bar.