Un hombre se casa 4 veces y se divorcia 3 para conseguir una vacaciones remuneradas

En Taiwan, un hombre se casó cuatro veces y se divorció tres de la misma mujer para conseguir los días libres en el trabajo, con la correspondiente remuneración que ofrece la ley laboral taiwanesa.

Según dicha ley taiwanesa, una persona tiene derecho a ocho días de licencia de trabajo remunerada cuando se casa. Por lo que este hombre llegó a solicitar un total de 32 días para su luna de miel.

La única información que se posee de este hombre es que trabajaba en un banco de ciudad de Taipéi y fue la propia entidad la que, al divorciarse y volverse a casar al día siguiente con la misma mujer, descubrió las intenciones del individuó y se negó a otorgarle ocho días más de vacaciones .

El hombre decidió  presentar una queja contra su jefe en la Oficina de Trabajo de la ciudad de Taipéi, acusando al banco de infringir la ley al no concederle los ocho días de licencia remunerada que le correspondía por haberse casado.

La Oficina de Trabajo inició una investigación y finalmente dictaminó que el banco había violado la Ley del Trabajo. El empleado fue indemnizado con $ 20.000. Y aunque la entidad financiera apeló la decisión alegando que “un abuso malicioso del permiso por matrimonio por parte de su empleado no era una causa legítima de licencia”. Las autoridades confirmaron la sentencia inicial explicando que, si bien la conducta del hombre no era ética, este no había infringido la ley, pero el empleador sí.

Las declaraciones de ambas partes fueron recogidas en el medio local NewTalk, además la noticia se hizo viral en redes sociales.