Un estudio revela los beneficios del consumo de pescado azul en personas en riesgo de desarrollar Alzheimer

Investigadores del Barcelonaβeta Brain Research Center (BBRC), con el impulso de la Fundación “la Caixa”, han liderado un estudio sobre los posibles beneficios de la ingesta de ácidos grasos omega-3 en personas portadoras del genotipo el APOE ε4 / 4, que confiere un mayor riesgo de desarrollar el Alzheimer.

La investigación ha contado con una muestra de 340 participantes de entre 45 y 75 años, sin alteraciones cognitivas.

Finalmente se ha llegado a la conclusión de que aquellos que consumen más omega-3 presentan una mayor preservación cortical en zonas del cerebro específicamente afectadas en la enfermedad de Alzheimer y un menor número de microhemorragias.

“A los beneficios que ya sabíamos que tiene el consumo de pescado azul en la salud cardiovascular, ahora podemos añadir que proporciona una mayor resiliencia cerebral en la enfermedad de Alzheimer en aquellas personas con más riesgo genético de desarrollarla”, explica el Dr. Aleix Sala, especialista en nutrición e investigador del BBRC.

El estudio se ha publicado en la revista The American Journal of Clinical Nutrition.

 

La importancia del omega-3

Los omega-3 son una familia de ácidos grasos que están presentes de forma natural en determinados alimentos de origen animal y vegetal. El tipo de ácido graso analizado en este estudio, impulsado por la Fundación “la Caixa”, es el DHA, se encuentra principalmente en el pescado azul: el atún, la sardina, el salmón, las anchoas, etc.

Este ácido graso es clave para la función cognitiva. Comienza a acumularse a partir del tercer trimestre de gestación, y está demostrado que tiene una menor presencia en el cerebro de las personas con Alzheimer.