La importancia de un buen descanso: mitos sobre el sueño

Dormir las horas necesarias es fundamental para el ser humano. Un descanso óptimo nos permite desarrollar correctamente nuestras funciones físicas y psicológicas.

Numerosos estudios han demostrado que sin dormir, no podríamos vivir más de 11 o 15 días aproximadamente. Y es que a partir del tercer día sin dormir el ser humano empieza a experimentar alucinaciones y episodios de locura.

Por ello, los expertos recomiendan dormir entre 7 y 9 horas diarias. Debido a factores como el huso horario o el ritmo de vida de cada persona, esa es una meta difícil de cumplir.

 

Mitos sobre el sueño

Recuperar horas de sueño durante el fin de semana. No es la forma correcta de recuperar todo el sueño que hemos perdido a lo largo de la semana. Según Josna Adusumilli, una investigadora de la Universidad de Harvard, dormir seis horas diarias durante doce días consecutivos produce unos efectos físicos y psicológicos similares a permanecer una noche entera sin dormir.

La ingesta de alcohol facilita el descanso. Es cierto que el alcohol genera somnoliencia, pero una vez estamos preparados para dormir, la calidad del sueño empeora, ya que se reduce la fase REM.

Dormir con la tele encendida. Es mucho más saludable hacerlo sin ningún sonido y a oscuras, ya que si no el descanso no será tan profundo como el cuerpo requiere. Según un estudio realizado por la Universidad de Aberdeen, en el Reino Unido, una fuente lumínica tan pequeña como el piloto que indica el stand by de un televisor, puede alterar el sueño.

Echarse la siesta no es del todo bueno. Nada más lejos de la realidad. Echar una cabezada después de comer puede ayudar a estar más alerta durante el trabajo. La mejor hora para practicarla es entre las dos y las tres de la tarde. Una siesta de diez o veinte mejorará notablemente la concentración y la presión sanguínea.

FUENTE: MUY INTERESANTE