Doce años de ruinas del Nuevo Mestalla

Las obras del Nuevo Mestalla cumplen este jueves doce años desde que se paralizaron ante la falta de liquidez para finalizarlo por parte del club. Ahora, se encuentran con el ultimátum de las administraciones públicas para que Peter Lim solucione esta situación. Lim se reunirá en los próximos días con el presidente del Valencia CF, Anil Murthy, para intentar encontrar una solución a lo que se esperaba como un gran proyecto pero actualmente son ruinas.

Desde que se convirtió en máximo accionista del Valencia CF, Peter Lim ha mostrado muy poco interés en reanudar las obras del nuevo estadio hasta el punto que debía haberse inaugurado en 2019, año del centenario del club. Por otra parte, el Ayuntamiento está presionando al club para mostrar algún plan de actuación bajo la amenaza de no prorrogar el plazo, lo que provocaría un grave problema económico para el club al ver reducidas sus posibilidades para vender el actual Mestalla.

El primer causante de este grave problema económico del Valencia fue el por entonces presidente del club, Juan Soler, que aseguró tener viabilidad para construir el nuevo estadio sin necesidad de vender antes el actual Mestalla. El club se ha gastado en el esqueleto de hierro y cemento unos 140 millones de euros y no encuentra el modo de financiar la cantidad que le falta. Esta cantidad está cifrada en unos 110-120 millones, después del abaratamiento con los posteriores rediseños.