¿Por qué se originan los desiertos?

Para que se forme un desierto se tienen que dar dos fenómenos climáticos: la progresiva disminución de las precipitaciones y el aumento de la evaporación. Pero no son los únicos factores, también influyen las corrientes marítimas, las cadenas montañosas y la continentalidad.

Aproximadamente el 30% de la superficie de la Tierra son desiertos y, por norma general, se encuentran en el lado occidental de los continentes o, en el caso de los desiertos del Sahara, Arabia y Gobi se encuentran lejos de la costa en el interior de Eurasia.

 

¿Por qué hay tan poca humedad en el desierto?

El aire húmedo que asciende cerca del Ecuador se enfría y forma las nubes. Esta corriente de aire libera gran parte su humedad cuando se mueve hacia el polo. Cuando el aire regresa de nuevo al Ecuador, ya ha descendido, se ha comprimido y calentado, por lo que es mucho más complicado que se genere lluvia. Debido a esa falta de humedad en el aire, esas zonas se vuelven muy áridas.

Por otro lado, el aire seco se calienta y enfría más rápido que el aire húmedo. Esto explica por qué las regiones desérticas se calientan rápidamente y durante largos períodos cuando hay sol; mientras que por la noche, el aire seco elimina su calor rápidamente y puede volverse muy frío.