“El gran juicio fallido”

José María De la Riva Amez es uno de los treinta y cuatro procesados en el caso de la salida a Bolsa de Bankia, la institución financiera que integraba varias cajas de ahorro. Su situación particular, él no era consejero, y el trato recibido durante un angustioso proceso que finalmente terminó con una sentencia absolutoria para todos los que se sentaban en el banquillo, definen una visión radicalmente crítica de las razones que han operado para construir este caso.

 

Su larga trayectoria política y profesional, su conocimiento riguroso del medio por su experiencia en el sector público y privado, y su vocación social que inspiró proyectos culturales en Caja Madrid cuando fue consejero de la entidad, son el sustrato desde el que construye esta sistemática y consistente crítica. Estas son sus palabras.

 

Usted ha sido procesado por su responsabilidad en la salida a Bolsa de Bankia. El proceso ha terminado con una sentencia absolutoria, pero durante el desarrollo procesal se han producido todo tipo de valoraciones que tenían un claro sesgo, una especie de trámite de justicia con un supuesto pasado de abuso político sobre las instituciones de ahorro. En ese sentido, si le parece bien, empecemos por situar su participación: ¿Cuándo le hacen consejero de Bankia?

 

Antes de contestar me gustaría hacer una apreciación genérica: El gran problema es que, sobre este tema, hay gran ausencia de información verificada. Pero como decía el periodista Dwight Mcdonald: “Que maravillosa es la capacidad de poder ver lo que se tiene delante”, a lo que añade Noam Chomsky: “y tener simplemente la honradez de contarlo tal como es”.

 

Pues bien, en ningún momento he sido consejero de Bankia.

 

En mi caso he estado en este proceso de forma totalmente arbitraria, pues a mi me eligieron consejero de BFA, que no de Bankia, después de haberse producido la salida a Bolsa de Bankia. Es inexplicable porqué el Juez Andréu decidió mantenerme como investigado e incluirme en el procedimiento del juicio oral. Esta es parte de la realidad de cómo se ha instruido esta causa. Sin ninguna comprobación. Acusación sin fundamento que aceptan la Fiscalía y el juez sin verificación alguna. No había 4 consejeros de Bankia imputados porque UPyD obtuvo la información de internet, pero lo grave es que el juez no verificó con la documentación oficial del Registro Mercantil, si esa relación era la correcta, Podían haber incorporado a una persona de la limpieza y haber terminado encausada.

 

¿Cree que, como muchas veces se ha dicho, había que “poner coto a la penetración de políticos en las Cajas de Ahorro?

 

Este, como tantos otros en torno a los políticos – y conste que como lo he sido puede que no sea suficientemente objetivo-, es una falacia absoluta. En la mayoría de las Cajas, al menos por los datos que yo tengo, no llegaba al 40% de políticos en los consejos de administración. Se “apuntó” contra Caja Madrid porque era la más relevante, junto con la Caixa, y haciendo un repaso rápido por sus presidentes, Terceiro[1], no era político, Blesa[2], no era político, Vilarasau[3], no era político, no era político. En el caso concreto de Caja Madrid nunca llegamos a haber estado en política ni una tercera parte del consejo. Pero dicho esto, ¿es que los políticos podemos gestionar, o haber gestionado, como en mi caso, toda la estructura interna y de personal del Ayuntamiento de Madrid, haber desarrollado la modernización digital de toda la estructura administrativa de dicho Ayuntamiento, y cuando soy consejero de Caja Madrid – por el sector de impositores (elegido por los clientes de la Caja)- me “vuelvo tonto” y dejo de tener las capacidades mencionadas?

 

Me parece que se ha hecho un análisis muy “oportunista” de este tema. En los consejos de administración de los medios de comunicación ¿cuántos son periodistas? Es necesario ser profesional de cualquier actividad, saber cómo funciona la sociedad, que elementos son interesantes, dentro de las propuestas profesionales que se abordan en las reuniones de los consejos, y, sobretodo, una gran dosis de sentido común.

 

Las Cajas de ahorros, y especialmente Caja Madrid, contaba con una base de profesionales de primer nivel en la gestión diaria y en los niveles más relevantes, muchos de los cuales siguen en Bankia. Pero ¿cuántos consejeros de la actual Bankia pertenecen a la banca? Porque ese parece ser el argumento de la descalificación de los políticos, y es que no éramos “banqueros patanegra”, es decir no habíamos nacido en Neguri, barrio de la burguesía vizcaína de donde proceden una parte importante de los banqueros en España. Pues no, efectivamente yo nací en el distrito madrileño de Carabanchel, con orígenes de León, lo cual no me inhabilita para tener las capacidades que permiten estar en un consejo de administración, ni haber sido consultor en una multinacional, ni profesor en un Instituto, ni director de un colegio, ni profesor en la universidad, ni Master en Desarrollo Sostenible. En fin que no creo tener peor currículo que los que han nacido en Neguri.

 

Durante unos años ha habido una ‘crítica social’ a la política y a los políticos muy vinculada a la crisis económica, de hecho se creó, interesadamente, un concepto denominado ‘nueva política’, cuyo recorrido se asentaba en denunciar las prácticas de la política real y cuyo final ha resultado ser catastrófico en conjunto para sus promotores y en particular para el partido del denunciante y otros de la misma esfera ‘regeneradora’: castigados por los votantes, ahora parece que se añora la estabilidad de los años previos a la crisis. En ese contexto es en el que se produce todo el ‘caso’ Bankia, en el que se puso el foco de la ‘crítica a una época’ ¿Cree que los ciudadanos lo entenderán ahora? ¿Cree que esto tiene que ver con que tantos medios de comunicación hayan coincidido en su apreciación de culpabilidad durante más de 8 años?

 

Es posible que todo el “poder” mediático se haya dejado arrastrar por una “operación política”. Era más fácil decir que una serie de políticos, sin poder ya en la política, habían llevado “todo el sistema económico” al desastre. Había que buscar responsables de la crisis.

 

Se afirmaba, sin ningún rigor, que las Cajas de Ahorro eran las culpables de la crisis económica y sus consecuencias. Se aseguraba que los bancos “no han tenido problemas”. ¿Pero alguien es capaz de decir por qué entidades como el Banco Pastor, Banco Guipuzcoano, Banco de Valencia, Banco Gallego o Banesto desaparecieron en estos años? ¿Y por qué  están también con dificultades otras entidades financieras, como el Banco Popular? Los mismos que decían cosas terribles sobre nosotros decían que el Popular era  “el banco mejor gestionado de Europa”, ¿y ahora? ¿Qué ha pasado con el Popular, con esos magníficos gestores que decían muchos medios de comunicación que tenía?

 

Intuyo que se trata de otra “operación de Guindos” y el poder político. Ya veremos qué pasa con esa absorción por el Santander.

 

La crisis financiera no ha sido solo un problema de Bankia, ni de España, ni de Europa, ha sido una crisis global.

 

 

Hay muchos  que aún siguen pensando que la sentencia absuelve pero que había delito, una especie de ‘no los han pillado’ que trata de justificar lo que niega la sentencia ¿Qué le parece esto?

 

Ese es parte del problema en España. Nadie quiere dejar de tener su razón. Nadie tiene confianza en la justicia, que se lo ganan a pulso, y si no vemos como la justicia belga, francesa, alemana, etc. no coinciden con el planteamiento de la española en muchos temas. Pero es este caso las evidencias son contundentes.

 

Además hay que añadir que instituciones con tantos medios y personas cualificadas como el Banco de España (BdE),  La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB), la European Banking Authority (EBA), además de los Bancos privados de inversión, como Bank of America Merrill Lynch, Deutche Bank, J.P. Morgan, UBS, actuando como entidades globales y directores de salida a Bolsa auditores nacionales e internacionales, como Deloitte, etc. además de Uría Menendez y Davis Polk y Wardwell como abogados,  supongo que tienen más capacidad de análisis que la mayoría de los periodistas especializados, por mucha formación que tengan. Por tanto es difícil querer responsabilizar a los gestores de Bankia de una situación que alcanzó a todas las entidades financieras del mundo, en mayor o menor grado.

 

Coloquialmente se ha dicho que ustedes eran colocados en los Consejos de Administración, con puestos bien remunerados, como pago al retirarse de la política.

 

Las opiniones son para todos los gustos.

 

En primer lugar, no se puede generalizar, porque si se analizan los currículos se puede ver que la mayoría de nosotros tenía posibilidades de dedicarnos a otras actividades con retribuciones muy parecidas. En mi caso, sin ir más lejos, de haberme mantenido como consultor en la multinacional en la que trabajé cerca de 10 años, posiblemente en esos momentos hubiera sido uno de los altos ejecutivos de la misma con una retribución similar a la que tenía como consejero. Me consta que otros compañeros habían optado por ser consejeros dejando ofertas más favorables, desde el punto de vista económico.

 

A muchos nos parecía más interesante formar parte de un consejo desde donde se percibía una parte importante de la realidad económica y se podían impulsar iniciativas sociales de gran calado, en el ámbito cultural, educativo y de los servicios sociales.

 

 

 

 

¿Han sentido en algún momento que se ha respetado la presunción de inocencia?

 

Se ha utilizado con absoluta banalización la Pena de banquillo. Pero lo que es grave es la Pena de Telediario. Afortunadamente los que teníamos menor exposición mediática lo hemos sufrido menos. Pero desde los políticos en activo pasando por la mayoría de los medios de comunicación no nos decían precisamente cosas agradables.

 

Hemos sufrido un auténtico linchamiento, humillación a lo largo de más de 8 años. En España se hacen discurso desde la política para “agradar” a la masa. La presunción de inocencia ha desaparecido.

 

¿Alguien de los que contribuyó a crear un clima de hostilidad hacia usted o ustedes se ha acercado para transmitirle una cierta disculpa desde que ha salido la sentencia?

 

No. Y no creo que vaya a pasar. Algún amigo periodista me ha dado la enhorabuena como si me hubiera tocado la lotería, no con el planteamiento de que se haya hecho justicia. Lo más agradable, en este sentido, ha sido la felicitación de una funcionaria de la sala 4 de la Audiencia Nacional, a la que no tenía el gusto de conocer, que me dijo: “Enhorabuena por la sentencia. Es de justicia”. Creo que algunos que han “derramado” tanta tinta lo mínimo que debían es reconocer que no tenían la información más adecuada, y los “opinadores” deberían aprender que lo más importante en un Estado de Derecho, como el nuestro, en estos temas es fundamental respetar la presunción de inocencia o al menos ser capaces de pedir disculpas, al igual que muchos políticos “en activo”.

 

 

¿Por qué ha sido la Audiencia Nacional la que ha llevado este caso?

 

Es la evidencia más contundente de que ha sido toda una “operación política”. La Inquisición y más tarde en la dictadura de Franco el TOP (Tribunal de Orden Público – que habrá mucha gente que no sepa que era el órgano judicial de la dictadura para delitos relacionados con la política), son los antecedentes de la actual Audiencia Nacional, utilizada en los primeros momentos de la democracia para juzgar actividades terroristas, pero con el tiempo los Gobiernos parece que se han sentido cómodos con una Institución que, en mi opinión, no es precisamente la que mejores instrucciones realiza. Concretando un proceso básicamente de contenido económico se lleva a instancias penales sin ninguna justificación, y queda en evidencia que quienes lo impulsaron UPyD, y tengo la intuición, pero de momento ninguna evidencia – puede que Villarejo, que tiene información de todo, en algún momento pueda decir algo, que, con el apoyo de Rajoy, Saez de Santamaría y Guindos.

 

Los primeros por notoriedad política y los segundos por quitarse de encima a Rato que parecía recuperar confianza y algunos comentaban que quería sustituir a Rajoy.

 

Pero las Cajas de Ahorro estaban en una situación de mucha debilidad. Además, en Europa parece que preferían acabar con el nuestro modelo de   Cajas de Ahorros.  ¿No fue arriesgado hacer la fusión de Bankia con esos antecedentes?

 

Esa operación venía de una decisión política en la que algunos venían trabajando desde hacía tiempo: la desaparición de las Cajas de Ahorro. Estas eran un peligro por la capacidad de mercado que habían conseguido frente a los bancos. Dicha operación se inicia con el gobierno de Zapatero, impulsado por Elena Salgado con el más convencido de todos, el Gobernador del Banco de España Fernández Ordóñez.

 

Hay que explicar que el balance de Caja Madrid era, en esos momentos de la fusión, muy parecido al desagregado para España del Santander y con mejores cifras que la mayor parte de bancos españoles.

 

La operación se hizo con la “insistencia” del Ministerio de Economía (Elena Salgado) esto lo conozco de primera mano me lo dijeron en el PSOE y el Banco de España esto nos lo contó el presidente del consejo Rodrigo Rato. Seguramente se podían hacer mejores fusiones que la que se decidió, es más personalmente le dije a Rodrigo Rato que no me gustaba la operación de fusión con Bancaja, y su contestación fue: “díselo a los responsables de tu partido en el Ministerio de Economía”. En el Ministerio de Economía pensaban, posiblemente con muchos más datos que todos nosotros juntos, que era una operación a favor del conjunto del sistema financiero español. Ese argumento creo que era muy importante y concluyente para materializar la operación.

 

Más adelante hemos visto que, además, lo que realmente se escondía detrás era la liquidación absoluta de las Cajas de Ahorro, que con Guindos en Economía se materializa y, además se justifica, porque éramos unos “políticos” tomando decisiones sin conocimiento técnico.

 

Yo reto a cualquiera a que revisen las diferencias entre los currículos de los consejeros de Caja Madrid, con los de cualquier otra entidad financiera del mismo nivel. Y no vale la falacia de que las Cajas eran entidades públicas, porque no es cierto, eran entidades “Privadas” de derecho público al igual que el resto de las entidades financieras. Otra cosa es que con los beneficios se hacía obra social y no había que retribuir a los accionistas.

 

Algún día, más pronto que tarde, nos arrepentiremos como país de haber eliminado las cajas de Ahorro; al menos desde la izquierda política, Eran elementos que daban cohesión territorial, apoyo con su servicios a la España poco poblada y realizaban obras sociales que ahora nadie acomete, pues los accionistas de los bancos no destinan sus beneficios a realizar Centros de Ancianos, ni escuelas de idiomas, ni bibliotecas, ni a reparar el Acueducto de Segovia, ni las cubiertas de la Catedral de Santiago, ni las humedades de la Catedral de Sevilla, ni la reparación de cientos de monumentos por toda la geografía española, amén de exposiciones, becas para estudiantes, etc. etc.

 

Como es imaginable había muchos intereses detrás de la eliminación de las Cajas, mucho mercado que repartir para los bancos, había que buscar unos “chivos expiatorios” que asumieran la responsabilidad de una actuación mal diseñada desde el principio. Era la oportunidad de acumular la desaparición de las Cajas justificándola por la existencia de “unos gestores poco adecuados y vinculados a la política”, y todo eso materializado desde las más altas instancias del poder político y…económico.

 

Pero hay gente que ha perdido sus ahorros invirtiendo en Bankia.

 

Efectivamente, y eso produce más dolor del que parece y que apenas pudimos manifestar en toda la dimensión que merecía porque para entonces algunos ya habían señalado a los culpables y ya nos estaban lapidando. Yo mismo invertí prácticamente todo lo que tenía ahorrado en aquel momento, y me he quedado sin ello. Por cierto, a la mayoría, los pequeños accionistas, se les ha devuelto todo lo que invirtieron, con intereses.

 

En España hay muy poca cultura económica. Casi todos los ahorros se invierten en “ladrillo” porque se pensaba que era lo más seguro, hasta que llegó la crisis de 2008 y arruinó a muchos compradores de pisos que creían que eso nunca pasaría. Y eso que le pasó a muchos ahorradores arrastró a la banca, nacional e internacional. En España afectó más por que la base de nuestra economía tiene mucho apoyo en la construcción de viviendas.

 

Pero insisto no hay cultura económica y cuando se piensa en una inversión financiera, el gran problema es que los procedimientos de venta no tienen regulado, ahora algo más, las ventas minoristas, no discriminaban a los conocedores de la actividad y de los riesgos que comporta, de los que no. Pero de lo que no hay conciencia es que el capitalismo es así de contundente con el capital: cuando hay una crisis se arruina mucha gente. Esto en EE. UU. no preocupa a prácticamente nadie, porque saben que cuando se invierte se corren riesgos.

 

No culpo, ni mucho menos, a los ciudadanos que se “informan” por medios de comunicación que intoxican porque tienen, como es evidente, ciertos intereses económicos que están a la vista de todos.

 

¿Qué le parece que se haya tardado más de 8 años en un proceso de estas características?

 

Es evidente la necesidad, en esta operación política,  de hacer un recorrido lo más amplio posible acobardando a los inculpados, incapaces de defenderse porque los medios de comunicación no tenían interés en averiguar nada más que el “relato oficial”, por lo que cuanto más se prolongara el proceso más capacidad de penetración tenía dicho relato oficial.

 

Dice Javier Marías, recientemente que: “Hemos pasado a juzgar las intenciones supuestas y no los hechos objetivos y comprobables, lo cual es el colmo del autoritarismo y la persecución”

 

La sentencia exculpa a los 34 acusados.

 

Ahora ¿Quién nos devuelve la dignidad? ¿La honorabilidad? Hemos recibido una “lluvia” de insultos durante algo más de 8 años, y ahora los telediarios y portadas de periódicos lo han “despachado” en escasos segundos y en páginas interiores y con difusión muy sucinta.

 

Pero esto se dice siempre que hay una sentencia exculpatoria.

Lo grave es que no somos conscientes hasta que no formamos parte de alguna de estas situaciones.

 

Ni siquiera han pedido disculpas por opiniones vertidas a lo largo de todo el proceso. Como diría el compositor francés Messiaen, parece que “los valores de la civilización han colapsado”.

 

¿Quien nos restituye la honorabilidad? ¿Quien nos restituye nuestro prestigio? Es decir, a todos nos han liquidado y en escasos segundos en televisión, en espacios reducidos en prensa o en comentarios dentro de otro formato y otro contexto en los medios de audio, se ha resuelto el problema y ya no se habla más de nosotros.

 

Hemos pasado a mejor vida, eso si, vilipendiados, maltratados y denostados sin que ahora nos restituyan nuestra honorabilidad.

_______________________________________________________________________________________________

José María de la Riva es Licenciado en Geografía y Diploma de Estudios Avanzados (DEA) por la Universidad Autónoma de Madrid, con el trabajo “Proceso de construcción del espacio urbano en Madrid. El mercado del suelo desde la constitución de los ayuntamientos democráticos 1979- 2006”.

Máster en Planificación y Desarrollo Territorial Sostenible, por la Universidad Autónoma de Madrid

Comienza la actividad laboral a los 16 años, compatibilizando trabajo y estudios.

Trabajo como consultor de empresas 1975 / 1979, como Auditor contable en múltiples empresas, con la multinacional francesa SOFEMASA, del grupo SEMA-METRA Int. Actualmente ATOS.

Presidente del Centro Municipal de Informática del Ayuntamiento de Madrid entre 1985 y 1989.

Ha sido consejero, entre 1991 y 1999, de la EMVS (Empresa Municipal de Vivienda y Suelo) del Ayuntamiento de Madrid.

Consejero, entre 1991 y 1997, del Consorcio Urbanístico Pasillo Verde Ferroviario y del la Empresa Municipal Campo de las Naciones, del Ayuntamiento de Madrid.

Consejero, por el sector de impositores, de Caja Madrid desde 1996 a 2011.

Consejero, dominical, a propuesta de Caja Madrid en Banco Financiero y de Ahorros. Tenedora de Acciones, S.A.U. del 27 de julio de 2011 al 27 de junio de 2012.

Director del centro concertado de EE. MM.  HERCA 1978 /1980.

Profesor Geografía Historia en el Hogar del Empleado curso 1980/1981

Profesor IES San Fernando de Geografía y Economía a partir de septiembre 1981.

 

[1] Fue director general del Banco Hipotecario de España, antes que Presidente de Caja Madrid.

[2] Fue miembro del Cuerpo de Inspectores de Hacienda. En 1996 se incorpora como Consejero de Caja Madrid y de Antena 3 Televisión.

[3] En 2012 publicó un libro: “Éramos intrínsecamente apolíticos y visceralmente liberales”