Riba-roja afronta el día de Todos los Santos con un fuerte protocolo de seguridad

El dispositivo que desplegará el consistorio estará activo los días 30 y 31 de octubre y el 1 de noviembre

El cementerio municipal tendrá un aforo máximo de 550 personas y un acceso de entrada y salida definido

Por todo el espacio estarán repartidos 14 dispensadores de hidrogel y cartelería informativa para mantener la distancia social 

El Ayuntamiento de Riba-roja ha habilitado un servicio gratuito de transporte urbano para acudir al cementerio

 

El Ayuntamiento de Riba-roja está trabajando en un dispositivo de seguridad para afrontar la festividad de Todos los Santos con todas las garantías de seguridad en el municipio.

El objetivo de este protocolo de protección es el de “evitar aglomeraciones y garantizar todas las medidas de seguridad sanitarias” en esta cita que se celebra el próximo 1 de noviembre.

Además, debido a la alta afluencia de visitantes que se espera, este dispositivo que desplegará el consistorio estará activo los días 30 y 31 de octubre y el 1 de noviembre en el cementerio municipal de Riba-roja de Túria. 

Entre las medidas que pondrá en marcha el Gobierno local del municipio destaca el acceso controlado al espacio con la entrada y la salida diferenciadas, un aforo máximo de 550 personas y el personal municipal podrá solicitar los datos a los asistentes para poder avisarles en caso de que exista un brote.

Por otro lado, para favorecer las medidas de higiene en el municipio, por todo el cementerio estarán repartidos 14 dispensadores hidroalcoholicos así como cartelería informativa para mantener la distancia de seguridad y recordar el uso obligatorio de la mascarilla en las instalaciones.

 

 

Por otro lado, el Ayuntamiento de Riba-roja, dirigido por Robert Raga, ha anunciado que se habilitará un servicio circular de transporte urbano gratuito que conectará las paradas habituales con el cementerio municipal.

La concejala de Servicios Municipales, Teresa Pozuelo, ha señalado a través de una nota emitida por el consistorio que “nuestra prioridad es garantizar la seguridad de los visitantes que estos días acuden al cementerio a honrar a sus familiares, especialmente ante la actual situación de COVID que vivimos. Queremos que esta festividad transcurra con la mayor normalidad posible y no genere una situación de intranquilidad añadida”.