Taiwán: ¿el próximo choque entre China y EE.UU?

La República de China, más conocida como Taiwán, podría ser el escenario del gran choque entre China y EE.UU. La escalada de tensión está aumentando con las últimas ventas a Taiwán de armas de alta tecnología por parte de la administración de Trump.

 

En medio de las crecientes tensiones entre China y Estados Unidos está Taiwán. Se trata de una isla independizada de China, pero sin apenas reconocimiento internacional oficial. Desde entonces se ha esforzado en reclamar más reconocimiento en el mundo a través de su “Diplomacia de la Solidaridad“. Sin embargo, su objetivo está lejos de alcanzarse a causa del expansionismo actual chino, que considera la isla como parte natural de su nación.

En 1969 había más países que reconocieran a Taiwán que a China, pero a causa del crecimiento económico Chino y la dependencia mundial de China, esto ha ido cambiando. Actualmente apenas quince países reconocen a Taiwán, mientras que el reconocimiento de China es absoluto. La República de China solo mantiene relaciones comerciales y extraoficiales en casi todo el mundo. Además, en 2016 volvió el distanciamiento político con la China continental por la llegada al poder del partido independentista y su líder, Tsai Ing-wen.

 

PEKÍN, TAIPEI Y WASHINGTON

Pero al mismo tiempo que han empeorado las relaciones Pekín-Taipei, también lo han hecho las relaciones Pekín-Washington tras la llegada de Trump en 2017. Por ello, desde ese año, EE.UU ha ido vendiendo armas de alta tecnología a Taiwán y ahora planea un gran envío millonario de siete sistemas de armamento de última generación. Además, en el plano económico ya se está barajando un futuro acuerdo comercial con la isla.

Este miércoles se ha producido otro detonante más de tensión en el Mar de China Meridional. Cuando un buque acorazado de guerra estadounidense ha cruzado el estrecho entre China y Taiwán y ha terminado siendo perseguido por navíos chinos. No es algo aislado, ya que 40 cazas de combate chinos cruzaron la línea media entre el continente y Taiwán del 18 al 19 de septiembre. Pero éstas últimas acciones podrían provocar aún mayores conflictos entre China y Taiwán, así como estrechar también la alianza de la isla con EE.UU.

El portavoz del ejército Chino ha advertido a Estados Unidos que “detenga toda palabra o acto que conlleve problemas en la región” y ha declarado que la República Popular “defenderá su soberanía nacional”. Por lo que parecen dispuestos a utilizar la fuerza sobre Taiwán si declara su independencia o si se produce una intervención extranjera.

Todo indica que China y EE.UU se están preparando para algún tipo de conflicto en el Mar de China Meridional y Taiwán parece tener todas las papeletas para ser el escenario. De hecho, Xi Jinping pidió a los soldados chinos que “pongan toda su mente y energía en prepararse para la guerra”. Mientras que, la Casa Blanca ha notificado al Congreso de Estados Unidos este lunes que planeaba seguir adelante con la venta de tres sistemas de armas avanzados a Taiwán por 7 mil millones de dólares.

 

¿PUEDE PRODUCIRSE UN CONFLICTO ARMADO?

La guerra comercial era la mayor apuesta de Trump para luchar contra el gigante asiático. Sin embargo los datos muestran que la balanza comercial ha continuado creciendo en favor de China, que actualmente tiene un superávit comercial con EE.UU del 13%. Por ello es probable que la Casa Blanca busque generar problemas al gigante asiático en su propia zona de influencia. Ya que no ha funcionado la estrategia económica, quizás a Trump le funcione la táctica militar.

A pesar de ello, cuesta mucho creer que Estados Unidos intervenga más allá de ayudar indirectamente a la independencia taiwanesa. Sin embargo, antes se deberán desarrollar las elecciones presidenciales del 3 de Noviembre en Estados Unidos. En caso de una nueva victoria de Trump, la beligerancia con China continuará hasta desatar algún conflicto. Pero si hay cambio de gobierno probablemente la estrategia estadounidense cambie hacia un mayor expansionismo que, aunque no se muestre hostil con China de cara a la galería, terminará entrando en conflicto con el propio expansionismo chino.