Costa Rica no quiere un pacto con el FMI

Salud o economía. 

Este es es el leit motiv que protagoniza un eterno debate que se recrudece con el paso de las semanas.

Los grandes y pequeños países del mundo se las ven y desean para encontrar el punto de equilibrio perfecto para que no se hunda la economía al mismo tiempo que consiguen proteger a sus ciudadanos.

Sin embargo, no hay ninguna nación que lo haya conseguido hasta el momento puesto que tomar decisiones implica tener consecuencias en una de estas dos áreas.

En el caso de los países menos desarrollados, los efectos de la COVID-19 está siendo especialmente devastadores y agudizan, aún más, esta lucha entre priorizar la salud o la economía.

Un ejemplo de esta situación es Costa Rica.

El país latinoamericano está sumido en una oleada constante de protestas desde hace más de una semana por una petición lanzada por su presidente Carlos Alvarado. 

¿Cuál fue la petición del presidente costarricense? ¿Por que ha desencadenado estas protestas?

¿QUÉ HA DESENCADENADO LAS PROTESTAS?

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, ante la gravedad de la situación provocada por la pandemia en el país, anunció su intención de plantearle una propuesta al Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta propuesta se basaba en la petición del Gobierno de Costa Rica al FMI de un paquete de apoyo económico valorado en 1.750 millones de dólares.

El objetivo de esta petición era el de “superar el impacto fiscal de la pandemia” como reflejó el propio Alvarado.

Un impacto que el presidente costarricense pretendía contrarrestar accediendo a los fondos del FMI y ganar así una mayor credibilidad frente a los mercados.

Sin embargo, la ciudadanía de Costa Rica no está nada de acuerdo con esta petición del presidente ya que consideran que ” existen otras formas de paliar la crisis antes que la de pedir un millonario préstamo”.

Para manifestar su disconformidad, centenares de manifestantes ocuparon las calles de Costa Rica pidiendo al máximo mandatario del país que retirase la propuesta.

La magnitud de las protestas fue tan grande que el presidente de Costa Rica dio marcha atrás en su decisión y no continuó adelante con su intención de llegar a un acuerdo con el FMI.

Pese a cumplir con las peticiones del pueblo, las manifestaciones han continuado extendiendo la violencia por las calles de la capital del país dejando a su paso gran cantidad de heridos y de detenidos.

MESA DE DIÁLOGO URGENTE

Estas manifestaciones continúan, según comparten diferentes medios locales del país, porque “quieren ejercer presión para que que no se incluyan nuevos impuestos en cualquier futuro pacto”. 

Carlos Alvarado ha pedido a través de sus redes sociales que, para poder llegar a un acuerdo entre ambos agentes sociales, necesita que las manifestaciones lleguen a su fin cuanto antes debido a la peligrosidad de estos actos y para mantener la seguridad de todos frente a la pandemia.

 

Por otro lado, el presidente ha anunciado que pondrá en marcha una mesa de diálogo para escuchar las peticiones de la sociedad y para llegar a un acuerdo que pueda favorecer por igual al país y a los ciudadanos.