Trump o Biden. ¿Quién le interesa a China que gane las elecciones de EE.UU?

Nunca antes un presidente estadounidense había sido tan beligerante con el gigante asiático. Aunque parezca que Pekín apoya a Biden, el aislacionismo de Trump y sus conflictos internacionales pueden ayudar a que China desbanque a EE.UU como primera potencia mundial.

 

Las Elecciones del 3 de Noviembre será un momento clave para el futuro de Estados Unidos. La brutalidad policial y los disturbios como consecuencia del asesinato de George Floyd han provocado ya unos 30 muertos. Incluso algunos Estados como Kentucky están al borde del conflicto civil a causa de los grupos armados. La BBC señala que existen 165 grupos paramilitares supremacistas armados operando en EE.UU a día de hoy.

Por si fuera poco, Estados Unidos es el país más afectado por el COVID19 de todo el mundo. Con 7,5 millones de positivos y 210.000 fallecidos, 1 de cada 5 víctimas del virus en el mundo es estadounidense. Además, las políticas negacionistas de Trump no es que hayan ayudado precisamente a frenarlo.

Además, con la llegada del magnate a La Casa Blanca, desató la guerra comercial con China, imponiendo aranceles y vetando a las tecnológicas Huawei y ZTE, así como a la red social Tik Tok. También Trump ha echado toda la culpa a Pekín de la pandemia mundial desde sus inicios.

 

LA BELIGERANCIA DE TRUMP

 

A causa de su agresividad, según el Centro de Seguridad y Contrainteligencia, a Pekín le interesaría que Trump perdiera las elecciones. Según el director del Centro, William Evanina, China prefiere que Trump no gane la reelección puesto que sus políticas le resultan impredecibles.

Por otro lado, según un informe de Microsoft, hackers iraníes, rusos y chinos están influyendo en las campañas tanto republicana como demócrata de las elecciones, intentando atacar organizaciones y personas vinculadas a los candidatos.

Pero los líderes del Partido Comunista Chino que no dan puntada sin hilo nunca suelen decantarse por lo obvio. La pragmática de Pekín nos puede dar pistas del escenario contrario.

 

‘AMÉRICA FIRST’

 

La política aislacionista ‘America First’ de Trump y sus continuas faltas de respeto a líderes mundiales se han ganado multitud de enemigos en todo el mundo. Incluso en países que eran aliados tradicionales de los estadounidenses como Canadá o la Unión Europea.

Y mientras Estados Unidos se retira, China va ejerciendo cada vez más influencia por todo el mundo. Por lo que una victoria demócrata podría perjudicar a China, ya que EEUU dejaría de lado el aislacionismo en favor de mantener las alianzas que ahora se niegan a colaborar con Trump.

Es más, el propio Biden señaló en un artículo en ‘Foreign Affairs’ que “para salir victorioso de la competición con China, Estados Unidos debe incrementar su ventaja en innovación y unir el poderío económico de las democracias de todo el mundo. Y de esta manera combatir las prácticas abusivas y la desigualdad”. Una clara alusión al mantenimiento de su influencia internacional, perdidas con la administración Trump.

 

GUERRA COMERCIAL

 

Un dato que sustenta está teoría es la balanza comercial. La guerra arancelaria era la mayor apuesta de Trump tras ganar las elecciones de 2016, sin embargo no parece haber afectado a China especialmente. Desde que llegó Trump, el superávit comercial ha continuado creciendo en favor de China hasta el 13%.

El gigante asiático compra al mundo cada vez menos (-2,1%) y vende cada vez más (+9,5%). De hecho, este agosto, China cobró de Estados Unidos 44.800 millones de dólares en exportaciones y solo se gastó 10.500 millones en importaciones de productos estadounidenses.