Rebelión en Argentina: los enfermeros alzan la voz en plena crisis de salud pública

La situación en Argentina no puede ir a peor.

El coronavirus continúa campando a sus anchas en el país y ahora una rebelión del sector más importante para hacer frente a la pandemia hace que el escenario en la nación liderada por Alberto Fernández adquiera una dimensión muy preocupante.

Los enfermeros y el personal sanitario del país no pueden más. 

Más de mil sanitarios han tomado las calles de Buenos Aires para mostrar su hartazgo al Ejecutivo argentino por su gestión de la crisis sanitaria.

El gobierno argentino permanece impasible ante las peticiones de un colectivo que lleva meses trabajando contra las cuerdas.

Argentina continúa sumergida en la cuarentena más larga impuesta en el mundo, exceptuando algunas medidas de relajación que han permitido que el país haya recuperado algo de actividad durante la pandemia.

¿Qué ha motivado la revolución social del personal médico de Argentina? ¿Existe algún tipo de solución?

“LA PANDEMIA SACÓ A RELUCIR LA MUGRE DEL SISTEMA DE SALUD PÚBLICA” 

Los enfermeros argentinos han salido a la calle porque, reconocen, “no nos queda otra opción”.

El personal sanitario del país reclama aumentos salariales para los trabajadores, reconocimiento profesional ante su trabajo y mejoras en las condiciones laborales en plena pandemia de COVID-19. 

Esta petición llega en el peor momento posible pero, los sanitarios comparten que llevan años pidiendo estas mejoras que, en último término, beneficia a toda la sociedad.

En unas declaraciones recogidas por la AFP, Vanesa Fernández, una enfermera argentina que asistió a la manifestación, resalta que “la pandemia sacó a relucir la mugre del sistema de salud pública”

Fernández reconoce que “nosotros ya veníamos trabajando mal, con precarización laboral hace muchísimo tiempo” y apunta que los sanitarios arriesgan sus vidas diariamente porque ni siquiera cuentan con el material necesario para poder cuidar y cuidarse del contagio.

Los profesionales sanitarios se sienten mal cuidados, mal valorados y mal pagados.

Además, la sanitaria revela que el material con el que cuentan para desempeñar su trabajo es de mala calidad e insuficiente, dos elementos profundamente negativos para frenar la pandemia.

SITUACIONES INSOSTENIBLES

Vanesa resalta, además, que en los hospitales argentinos se viven situaciones insostenibles todos los días que tienen al personal sanitario en un sinvivir.

“Queremos tener al menos un día de descanso, enfermería no para. Los compañeros han muerto, hemos tenido que despedirlos en nuestros propios hospitales porque no se les da la licencia por riesgo ni los materiales que corresponden” revela la sanitaria a la agencia AFP.

Pero esto no es todo.

A este escenario hay que sumarle el aumento de las agresiones al personal sanitario en los hospitales de Argentina.

Un estudio realizado por el Consejo de Médicos de Argentina revela que las agresiones a los sanitarios han aumentado en un 30%. 

Esta cifra reafirma así las peticiones de los enfermeros y enfermeras de Argentina, quienes aseguran que “hasta que no exista una política sanitaria clara, esta situación no va a tener fin”.