Bélgica relaja el uso de mascarilla y reduce las cuarentenas pese a registrar más 1.000 contagios diarios

INFORMA: EUROPA PRESS

El Gobierno de Bélgica ha anunciado este miércoles que relaja el uso de la mascarilla y reducirá el periodo de cuarentenas en un intento de aumentar la adhesión social a las normas extraordinarias para controlar la pandemia del coronavirus, a pesar de que el país registra más de mil casos diarios.

De esta forma, Bélgica retirará a partir de octubre la obligatoriedad de llevar mascarilla en el exterior y la norma se limitará a espacios cerrados como bares y restaurantes o a lugares públicos muy concurridos donde no se pueda asegurar la distancia de seguridad.

Pese al aumento en el número de contagios, que se situaron en los 1374 diarios de media en la última semana, las autoridades optan también por flexibilizar el concepto de burbuja social. Así, las personas podrán tener todos los contactos que quieran si guardan la distancia de seguridad, mientras que se mantiene en cinco personas a la semana para contactos cercanos y ese listón se eleva hasta las 10 personas para encuentros privados.

“Hoy estamos en una fase que llamamos la gestión del riesgo. ¿Cómo podremos volver a una situación más normal mientras el coronavirus sigue entre nosotros? Algunas normas se relajarán y otras se mantendrán vigentes”, ha indicado la primera ministra, Sophie Wilmès, en rueda de prensa tras el Consejo Nacional de Seguridad.

 

NUEVO SISTEMA DE CUARENTENAS

La liberal belga ha explicado el nuevo sistema de cuarentenas más laxo, por el cual las personas que sufran síntomas tendrán que cumplir siete días de aislamiento, frente a los 14 que cumplían hasta ahora.

Las personas podrán poner fin a la medida si presentan un test de PCR negativo y tendrán que guardar la cuarentena entera si tienen síntomas o dan positivo en la prueba. Igualmente, si la persona no tiene síntomas pero ha estado en contacto con una persona contagiada, se deberá someter a una semana de cuarentena.