Qué pasa en Nagorno Karabaj, el foco del conflicto entre Azerbaiyán y Armenia

Este fin de semana, el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán volvió a los titulares de prensa por un ataque sobre asentamientos civiles en Nagorno Karabaj, que habría acabado con la vida de al menos dos personas y herido a más de 100.

Como respuesta al ataque, el Gobierno de Armenia acusó al de Azerbayán de una “agresión planificada” y declaró la Ley marcial, por lo que, ahora, será el ejército quien asumirá el mando.

Ambos territorios tienen sus propias versiones sobre lo ocurrido y se tiran las culpas mutuamente, un juego de tira y afloja que se antoja eterno. Sin embargo, ¿por qué el territorio de Nagorno Karabaj es el foco de las disputas entre Armenia y Azerbaiyán desde hace tres décadas?

 

UNIÓN SOVIÉTICA

Para entender el origen de este conflicto, hay que remontarse a la era soviética. Antes de 1921, el enclave formaba parte del Imperio ruso, pero, ese año, Buró Caucasiano (Partido Comunista de Rusia) decidió entregarle el territorio a Azerbaiyán, pese a que la mayor parte de su población era armenia. Como consecuencia, la relación entre ambos territorios se recrudeció aún más, dado que ya estaban en conflicto por motivos religiosos.

A finales de los años 80, en el proceso conocido como “Perestroika” y casi al final del régimen soviético, las fuerzas azeríes y los separatistas armenios comenzaron una guerra por el control de Nagorno Karabaj en la que murieron más de 20.000 personas y más de un millón de civiles huyó de sus hogares.

 

FALSA TREGUA 

La tregua no llegaría hasta 1994, momento en el que la guerra se sustituyó por una calma tensa palpable en el ambiente. Los armenios lograron crear un Estado independiente de facto y ocuparon algunos territorios de Azerbaiyán.

En cuanto al acuerdo de paz, ha sido violado varias veces y, desde entonces, los azeríes no han renunciado a recuperar un territorio que esta dentro de sus fronteras y sienten que les pertenece.

 

GRUPO DE MINSK 

Por su parte, Rusia, Estados Unidos y Reino Unido, los países que presiden el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) intentan mediar entre ambas exrepúblicas soviéticas desde que se originó el conflicto.

Los intentos han sido en vano, ya que lo cierto es que en el Cáucaso Sur no se logran poner de acuerdo y nunca se sabe con certeza quién es el que ataca primero.

 

POSICIÓN DE TURQUÍA Y RUSIA 

Algunos países, sin embargo, han entrado en el conflicto posicionándose por alguna de las dos regiones. Es el caso de Turquía, quien no solo no ha dudado en manifestar su apoyo a Azerbaiyán, sino que también ha condenado la actitud de Armenia.

“Hemos escuchado que las tropas armenias han violado el alto el fuego en la línea de frente con Azerbaiyán”, dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores turco, Hami Aksoy, para añadir que “Condenamos el ataque armenio, que es una clara violación del Derecho Internacional y ha causado bajas civiles (…) con esta agresión Armenia demuestra una vez más que es el mayor obstáculo para la paz y la estabilidad en la región”.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, manifestó su apoyo a los azeríes a través de su cuenta personal de Twitter en la que afirmaba que “Turquía, como siempre, está con todos sus hermanos y hermanas de Azerbaiyán”.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinián, habló por teléfono con el presidente ruso, Vladímir Putin, tras el ataque y, según el servicio de prensa del Kremlin, el dirigente, un tradicional aliado de Armenia, está profundamente preocupado por este incremento de la hostilidad entre ambos países y asegura que hará lo posible por que “el enfrentamiento armado no vaya a más”.