EEUU anuncia un paquete de casi 130 millones de euros en ayuda humanitaria a los países del Sahel

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado un paquete de más de 150 millones de dólares (cerca de 129 millones de euros) en ayuda humanitaria a Burkina Faso, Malí, Mauritania y Níger para hacer frente a la situación provocada por el aumento de la violencia y la crisis económica en estos países del Sahel.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha detallado que la Oficina de Poblaciones, Refugiados y Migraciones entregará 67 millones de dólares (unos 57,5 millones de euros), mientras que la Oficina para Ayuda Humanitaria de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) entregará 85 millones de dólares (alrededor de 73 millones de euros).

Así, ha señalado que “los huecos significativos a la hora de hacer frente a las necesidades humanitarias, además de las preocupaciones medioambientales como las grandes inundaciones en la región, se han exacerbado durante la pandemia de coronavirus”.

“Nuestra ayuda entregará protección, sustento, cobijo, sanidad básica, asistencia alimentaria de emergencia, agua potable, instalaciones y servicios de higiene para los refugiados y desplazados internos, así como a las comunidades de acogida vulnerables”, ha explicado.

Asimismo, ha manifestado que “Estados Unidos sigue siendo el mayor donante individual de ayuda humanitaria, tanto en el Sahel como a nivel mundial” y ha pedido que “nuevos donantes hagan nuevas contribuciones para cumplimentar los compromisos existentes para hacer que esta ayuda vital sea posible”.

La creciente inestabilidad en el Sahel, sacudido por un repunte de los ataques yihadistas y los enfrentamientos intercomunitarios –especialmente en Burkina Faso, Malí y Níger–, ha sido motivo de preocupación en la comunidad internacional debido a la importancia estratégica de la zona.

Por otra parte, Pompeo ha anunciado que Washington entregará cerca de 108 millones de dólares (en torno a 92,5 millones de euros) en ayuda humanitaria la población sursudanesa, tanto en el país africano como a 2,2 millones de refugiados que se encuentran en los estados vecinos.

“Las intensas lluvias, los combates entre grupos armados, la inseguridad alimentaria, un deterioro de la situación económica y la pandemia de coronavirus han empeorado una crisis humanitaria que ya era dura en Sudán del Sur”, ha manifestado, según un comunicado publicado por el Departamento de Estado.

Fuente: Europa Press