Desastre medioambiental en Honduras: así es la ‘Isla basura’

Honduras atraviesa un momento crítico al ver cómo una de sus playas principales se ha convertido en un foco de desechos y basura.

El país, muy concienciado con la valía medioambiental y ecológica de estos enclaves paradisiacos, ha visto como la playa de Omoa ha pasado de ser uno de sus principales reclamos turísticos a convertirse en un vertedero con consecuencias catastróficas para sus reservas naturales y tesoros ambientales.

El desastre es tan grande que la noticia ha copado los titulares de importantes medios de comunicación quienes hablan ya de la ‘Isla basura’.

No es para menos. Solo en las primeras semanas de agosto, los servicios de emergencia y recogida de residuos acumularon más de 600 toneladas de basura procedentes de Guatemala, más concretamente del río Motagua.

Este río conecta ambos países y es por su caudal por donde llegan los restos de residuos, en su mayoría plásticos, hasta Honduras.

La situación es insostenible. Tanto que Honduras ha advertido al Gobierno de Guatemala que, o toma cartas en el asunto, o presentará una demanda internacional al país por no resolver esta problemática y para recibir una indemnización por los gastos ocasionados.

¿Qué pide Honduras para poner fin a este desastre medioambiental? ¿Cuál ha sido la repuesta de Guatemala?

ACCIONES URGENTES 

La Cancillería de Honduras ha tanteado la magnitud del problema y, tras catalogarla de “muy grave’, se ha puesto en contacto con el gobierno guatemalteco para solicitarle medidas urgentes para solventar esta situación que está teniendo importantes consecuencias en el país.

En una entrevista para el diario Prensa Libre, el alcalde de Omoa, Ricardo Alvarado, asegura que “estamos rebelados e indignados porque no es posible tolerar esta continua contaminación que no solo está afectado a la playa de Omoa en cuestión”.

Alvarado advierte que “tras la COVID-19, esta situación ha sido el tiro de gracia” y que “otras playas hondureñas como Puerto Cortés o Tela están en riesgo de ser contaminadas”.

Por este motivo, las autoridades de Honduras han solicitado a Guatemala un plan de actuación “urgente y conjunto” que mitigue el impacto de la contaminación a corto plazo y revertir así posibles daños a nivel ecológico y también en la salud de los hondureños.

En un comunicado difundido por la Secretaría de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Honduras, el gobierno exige al Gobierno de Guatemala “la implementación de nuevas acciones urgentes de mitigación para evitar la llegada de residuos sólidos a la desembocadura del Río Motagua y Bahía de Omoa”.

GUATEMALA SE COMPROMETE

Tras varios órdagos lanzados por las autoridades hondureñas y, al verse completamente desbordados realizando la limpieza de residuos de Playa Omoa, Guatemala ha respondido a la petición de Honduras, a través también de un comunicado.

El país, no sin antes aclarar que están realizando jornadas de limpieza en el sector de Quetzalito para evitar las fuentes de contaminación, ha señalado que, debido al aumento del caudal del río en invierno, es normal que se arrastre más basura.

Sin embargo, las autoridades de Guatemala se han comprometido a desempeñar “de forma inmediata las gestiones necesarias para su puesta en marcha y que continúen así las operaciones de retirada de residuos del caudal”, reza el comunicado.

Desde Honduras confían en que, tras la publicación del comunicado, Guatemala maneje la recogida urgente de los desechos del agua para ponerle freno a la fuga masiva de residuos que ataca a los enclaves hondureños.

Además, ambos países han confirmado que las autoridades hondureñas y guatemaltecas se reunirán en los próximos días para establecer un programa de actuación conjunto y así retirar la basura de las aguas para acabar con la contaminación de las mismas.