Inmunidad pasiva: ¿la salvación frente a la COVID hasta que llegue la vacuna?

Mientras llega la vacuna, los científicos y las farmacéuticas trabajan a destajo para encontrar algún tipo defensa contra la COVID-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado que el mundo tendrá que convivir con a enfermedad hasta que salga la vacuna, pero, mientras, varios equipos de investigación están trabajando en terapias alternativas par lidiar con la enfermedad.

Una de estas prometedoras terapias tiene que ver con el uso de anticuerpos y la aparición de la llamada inmunidad pasiva.

En este hallazgo científico, algunos expertos han llegado a la conclusión de que la salvación frente a la COVID-19 hasta que llegue la vacuna tiene nombre y apellidos: anticuerpos monoclonales, también conocidos como mABs.

¿Qué son los anticuerpos monoclonales? ¿Por qué son un importante avance en la lucha contra el COVID-19? ¿Qué efecto tienen?

¿QUE SON LOS ANTICUERPOS MONOCLONALES? 

Los anticuerpos monoclonales son copias sintéticas de un anticuerpo concreto que se obtiene a partir de la sangre de un usuario que se ha recuperado de COVID-19.

En un lenguaje más sencillo, los anticuerpos monoclonales son una imitación de los que el cuerpo humano produce por sí solo.

En esta ocasión, estos anticuerpos podrían llegar a convertirse en un fármaco que tendría un doble objetivo: proteger ante la enfermedad y tratar la enfermedad mientras está activa en el cuerpo de una persona. 

Además, Jens Lundgren, médico especializado en enfermedades infecciosas de la Universidad de Copenhague, explica en un reportaje para la BBC cómo funcionaría esta terapia con los mABs.

“Estos son anticuerpos que se le suministran al cuerpo para brindarle protección y que dan lugar a lo que nosotros denominamos como inmunidad pasiva” apunta el especialista.

Pese a las bondades de estas terapias, el propio médico resalta que uno de los problemas que puede tener este tratamiento se encuentra en que son muy costosos y no sabe hasta qué punto podría ser accesible para todas las personas. “Un tratamiento con mABs en Estados Unidos puede ir desde los 15.000 hasta los 200.000 dólares al año”, apunta Lundgren.

PROTECCIÓN ‘A LA CARTA’

Otro de los grandes fuertes de este tratamiento de anticuerpos monoclonales es la protección que ofrecen.

Podríamos decir que los mABs son anticuerpos elegidos ‘a la carta’, puesto que como refleja Laura Walker, directora asociada de Adimbab, uno de los laboratorios que investiga anticuerpos monoclonales para la covid-19 en una entrevista para BBC Mundo, “al poder elegir anticuerpos, solo seleccionamos los más potentes. Por esta razón, suministrar un único anticuerpo monoclonal pero con una alta potencia y en una dosis alta puede brindar una protección más elevada“.