México: la educación televisada, en el punto de mira

Después del coronavirus, nada es ni será como lo conocíamos hasta la aparición del patógeno.

Todo ha cambiado. La economía, el trabajo, las relaciones sociales, los viajes… Y así un largo etcétera de ámbitos de la vida que se han visto condicionados Por la nueva normalidad impuesta por la COVID-19.

Uno de los que más afectados se ha visto es el de la educación.

Millones de escolares han visto como sus colegios cerraban de un día para otro, dejando en el aire la continuidad del curso.

Este parón en seco de las escuelas y colegios ha obligado a los Ministerios de Educación de los países a remodelar el sistema educativo para que los menores puedan incorporarse a las clases lo antes posible.

Sin embargo, esta vuelta a las aulas depende mucho del grado de incidencia del coronavirus y de cómo se está propagando en esta nueva normalidad.

Un ejemplo perfecto de cómo ha tenido que adaptarse la educación a las circunstancias es México. 

En México, 30 millones de estudiantes han iniciado el nuevo curso escolar de una forma inimaginable: a través de la televisión.

Este modelo de instrucción en plena era del COVID-19 ha generado mucho debate.

¿Qué opinan los expertos sobre impartir las clases a través del televisor? ¿Cuenta con un respaldo suficiente?

LA CALIDAD EDUCATIVA, A DEBATE

Hasta que no amaine el huracán que ha causado el coronavirus, las autoridades mexicanas han decidido que las clases debían retomarse con la mayor brevedad posible.

Por este motivo, el Gobierno de México, dirigido por Andrés Manuel López Obrador, puso en marcha el proyecto Aprende en Casa, un plan con el que los estudiantes mexicanos podrán asistir a sus respectivas clases pero desde sus casas.

Además, según comparte el Ejecutivo mexicano, se ha decidido que se a través de la televisión porque tiene un mayor alcance que internet.

Cuatro televisiones mexicanas emitirán estas clases a través de sus canales en señal abierta, de modo que todos los alumnos tengan acceso a las lecciones que impartan lo docentes.

Por otro lado, para que ningún alumno se quede atrás, los contenidos estarán disponibles en 22 lenguas indígenas e incluso se difundirán de forma radiofónica para todos aquellos que vivan en zonas alejadas en las que la cobertura de televisión no llega correctamente.

Los contenidos educativos que se emitirán serán los que van desde la educación básica hasta secundaria, con edades comprendidas entre los 4 y los 18 años.

Sin emabrgo, muchos son los expertos que se muestran contrarios a este modelo educativo en tiempo de pandemia porque “el resultado va a ser muy lamentable”. 

Juan Martín Pérez, de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), comparte en una entrevista para AFP que “el aprendizaje no se da a través de contenidos informativos sino en la interacción en la comunidad educativa”.

IMPACTO EN LA SALUD MENTAL

Además de la poca confianza que tienen los expertos en este sistema de educación que se ha implementado mientras dure la pandemia, varios psicólogos y médicos del país advierten de los graves problemas psicológicos que este modelo educativo puede ocasionarle a los menores. 

Si bien en los más mayores puede ser mucho más llevadero debido a que tienen una capacidad de adaptación y de compresión más desarrollada, en los niños esta situación puede tornarse muy complicada. 

“Las llamadas a las líneas telefónicas de ayuda aumentaron en un 30%”, confiesa Emmanuel Sarmiento, director general del Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro. “Estas medidas extraordinarias de aislamiento físico y social están cobrando factura y muchos de los menores de 17 años están experimentando síntomas depresivos y trastornos de ansiedad“, apunta el médico.