Alcorcón aumenta la vigilancia tras registrar nuevos brotes de coronavirus

La Policía Municipal de la localidad madrileña, en coordinación con la Policía Nacional, se ha visto obligada a extremar la vigilancia después de que en los últimos días se hayan registrado hasta al menos dos brotes de coronavirus en la ciudad, uno en el Teatro Buero Vallejo y otro en un comercio local.

Por ello, Policía Municipal de Alcorcón ha aumentado su presencia en las calles para evitar concentraciones, asegurar que se cumpla la distancia social establecida entre los vecinos y comprobar el uso correcto de la mascarilla. En este sentido, ha recordado a través de sus redes sociales que “solo utilizarla (la mascarilla) correctamente es utilizarla” y que, además, no hacerlo supone una sanción económica de 100 euros.

Pese a que la alcaldesa de la ciudad, Natalia de Andrés, ha hecho un llamamiento a la tranquilidad a través de un mensaje en su cuenta personal de Twitter, el aumento de contagios es una realidad a nivel nacional, por lo que se hace cada vez más necesario recurrir al Plan de Contingencia trazado por el Ayuntamiento de Alcorcón.

Precisamente, por este proyecto de Contingencia, desde hace dos semanas varios espacios públicos de la localidad han cerrado debido a la concentración indebida de personas, llevando a cabo, además, actividades ilegales, como los botellones.

De Andrés ha insistido en que “los botellones son ilegales siempre, pero ahora, además de ser ilegales, son muy peligrosos porque se puede provocar la propagación de esta epidemia“, por lo que ha recordado que “es importante tomar este tipo de medidas para salvaguardar la salud pública”.