Ley del 10% : la histórica medida con la que Chile busca frenar el impacto de la COVID-19

El coronavirus ha obligado a decenas de países a tomar decisiones que jamás pensaron que iban a ser puestas en prácticas.

Es en Latinoamérica en donde quizás se han tomado las restricciones más duras debido al grave impacto que ha tenido la pandemia en el continente.

Extensiones de las cuarentenas y de los confinamientos, cierre generalizado de comercios sin fecha de reapertura, aumento imparable de contagios, estrictas normas de contención… Todo ello para conseguir aplanar una curva cuyo pico es cada vez más y más inalcanzable.

Los gobiernos de los países de América de Sur se las ven y se las desean para conciliar salud y economía mientras la COVID-19 campa a sus anchas por todo el continente.

Chile, por ejemplo, ha tenido que poner en marcha una histórica operación financiera conocida como la Ley del 10%. 

Esta medida, aprobada en el Senado chileno en un tiempo récord de 15 días, supone un hecho sin precedentes en el país liderado por Sebastián Piñera.

¿Qué es la Ley del 10%? ¿Cuál es su ámbito de actuación? ¿Qué efectos tiene?

¿EN QUÉ CONSISTE LA ‘LEY DEL 10%’?

Una vez se confirmó que el Senado chileno aprobaba esta controvertida a la par que esperada medida, los chilenos, cuarentena mediante, salieron a la calle para informarse sobre la Ley del 10%.

La ley del 10% consiste en que los ciudadanos de Chile podrán retirar hasta el 10% de sus ahorros previsionales que administran las aseguradoras privadas de pensiones. 

Es decir, por primera vez, se permitirá que los chilenos puedan acceder a su fondo de pensiones antes de lo previsto con el objetivo de paliar los devastadores efectos sociales que ha dejado la pandemia tras el desplome económico y laboral que afecta al país.

El sistema de pensiones, también conocido en Chile como AFP, está considerado como uno de los pilares principales del modelo económico de Chile y cuando el presidente Piñera anunció la aprobación de esta ley, los ciudadanos apoyaron masivamente la decisión. 

Por otro lado, según datos ofrecidos por la Superintendencia de Pensiones de Chile, cada afiliado podrá retirar de 1 a 4 millones, por lo que el órgano estima que “tendremos que entregar 20 millones de dólares a las AFP si todas las personas retiran el máximo posible, lo que significa liquidar el 9,9% de los fondos de pensiones“, señalan en una información recogida por el diario La Tercera.

COLAPSO POR EL ALUVIÓN DE PETICIONES 

Desde el gobierno chileno esperaban una gran afluencia de peticiones tras confirmarse la entrada en vigor de la Ley del 10%.

Sin embargo, lo que no esperaban era un aluvión de solicitudes tan grande como el que se registró.

Los primeros datos, puesto que las peticiones continúan recibiéndose, señalan que los servicios de las diferentes administradoras de pensiones registraron más de 3, 4 millones de peticiones en las primeras 24 horas. 

Esta avalancha de solicitudes demuestra que la crisis económica y social que atraviesa el país es mucho mas grave de lo que aparenta.

De hecho, según la empresa de encuestas Data Influye, el 91% de los cotizantes ha pedido retirar su 10% correspondiente.

Pagar deudas, comprar alimentos y poder tener acceso a los servicios básicos son los 3 ámbitos principales en los que los solicitantes piensan invertir su porcentaje correspondiente.