Trump era consciente de que no está en su mano cambiar la fecha de las elecciones

Este jueves, cuando se anunciaba la caída del casi 33% de la economía estadounidense, el presidente del país, Donald Trump, tampoco dudó en publicar en su cuenta personal de Twitter uno de sus ya habituales mensajes polémicos.

Esta vez, decidió sugerir a golpe de clic posponer las elecciones, previstas para el próximo 3 de noviembre.

 

Donald Trump no se fía del voto por correo en las elecciones presidenciales. El presidente califica esta manera de votar de “fraudulenta” y de “inexacta”, por lo que ha decidido poner sobre la mesa la opción de retrasar los comicios.

 

“Con el sistema del voto universal por correo (no el voto de las personas ausentes, que está bien), las de 2020 serán las elecciones más fraudulentas e imprecisas de la historia. Serán una gran vergüenza para Estados Unidos. ¿Retrasar las elecciones hasta que la gente pueda votar de manera segura y propiamente?”

Donald Trump en su cuenta de Twitter

 

 

Hace este anuncio en la semana en la que Estados Unidos ha alcanzado el récord de fallecimientos por COVID-19, más de 150.000.

En cualquier caso, y a pesar de que la queja por el voto por correo ha sido una constante de Trump, desgraciadamente para el mandatario, no solo no tiene las competencias para retrasar unas elecciones presidenciales, sino que los condicionantes legales son monumentales.

 

VOTOS POR CORREO EN EE. UU.

En Estados Unidos existen dos formas de votar por correo. Por un lado, el de los Estados que envían a los ciudadanos que estén registrados las papeletas de voto por defecto, y, por otro, el de los otros Estados que permiten a aquellos ciudadanos que no estén el día de las elecciones en sus ciudades, que puedan reclamar el voto por correo.

Bien, la forma de voto por correo que critica el presidente de EE. UU. es la primera, a pesar de que, por el momento, no se ha registrado ninguna irregularidad en este tipo de voto.

Además, este año hay una anomalía que todos conocen: la pandemia del coronavirus. Según una investigación llevada a cabo por el Washington Post, 34 Estados y la capital, Washington, permiten esta forma de voto y, probablemente, sean más los que se hayan sumado a la lista antes de noviembre.

 

SEMBRAR LA DUDA

Esto hace que Trump se suba por las paredes. Sin embargo, siendo el presidente de una potencia mundial como Estados Unidos, antes de darle al botón de “Tweet”, él ya sabía que era imposible cambiar la fecha de las elecciones.

Entonces, ¿por qué lo hace?

Cualquier pregunta referida a Trump puede ser contestada con la frase “crear polémica” y, probablemente, nadie se equivocaría. Sin embargo, muchos expertos también apuntan a que el dirigente está haciendo todo lo posible para que los estadounidenses comiencen a dudar sobre la fiabilidad de estos comicios.

Además, mediante este mensaje que quedará registrado en la red social del pajarito, podrá poner en duda los resultados en caso de que pierda.

Las valoraciones de las últimas semanas ponen al demócrata Joe Biden muy por encima de Trump. Además, debemos sumar a situación la crisis sanitaria que está viviendo el país, registrando su récord de fallecimientos y, por otro lado, la monumental caída de la economía, contrayéndose un 32,9% anual, la peor caída desde que en 1947 comenzaran estos registros.

 

¿QUIÉN PUEDE CAMBIAR LA FECHA UNAS ELECCIONES?

Lo que está claro es que el presidente está desviando la atención y es consciente de que no se puede hacer lo que él mismo sugiere en su mensaje.

Las reglas del juego son claras: el Congreso fija las elecciones y la fecha, en un principio, es inamovible: el martes después del primer lunes de noviembre cada cuatro años.

Además, atrasar estas elecciones presidenciales también significaría posponer las elecciones al nuevo Congreso, que tiene que estar constituido el 3 de enero de 2021, mientras que, el mandato presidencial debería comenzar el 20 del mismo mes.