Microcréditos CaixaBank, una ayuda real

Los préstamos concedidos por la entidad son una pieza clave para la generación de empleo y tienen una repercusión significativa en el bienestar de las familias y el crecimiento económico.

La entidad potencia las finanzas con impacto social a través de líneas específicas de financiación en sectores como la salud, la economía social y la educación.

La concesión de microcréditos dirigidos a la creación o ampliación de proyectos de negocio tiene un impacto directo en la mejora de la situación laboral y económica de las personas y empresas que lo solicitan y, al mismo tiempo, contribuye a la creación de puestos de trabajo. Así lo demuestra un estudio realizado sobre el impacto de los microcréditos concedidos en MicroBank por la firma KPMG Asesores. S.L. y el apoyo de Stone Soup Consulting.

 

MicroBank, el banco social de CaixaBank, ha contribuido en 2019 a la creación de 20.174 puestos de trabajo de forma directa, generados por los negocios de autónomos y microempresas que han recibido financiación de la entidad. En total, se han creado 9.002 nuevos negocios gracias al apoyo financiero aportado por la entidad.

 

La principal aportación de los microcréditos a la mejora del mercado laboral se produce a través del autoempleo, pero además el 35% de las empresas encuestadas pudieron contratar a más trabajadores en los meses posteriores a la concesión del préstamo, y el 51% prevén realizar nuevas contrataciones durante el próximo año. Además, el estudio destaca que gran parte de estas contrataciones se han realizado a colectivos más vulnerables (jóvenes, mayores de 50 años, procedentes de una situación de desempleo…).

Del estudio se extrae que el 54% de los microcréditos otorgados en 2019 se han destinado a poner en marcha nuevas iniciativas. El 67% de las empresas no tienen forma jurídica propia y están lideradas por autónomos.

 

Los microcréditos son uno de los principales instrumentos para facilitar el acceso al crédito, como se refleja en el hecho de que la mitad de los encuestados opinan que no podrían haber abierto/ampliado su actividad o lo hubieran hecho con mucha dificultad sin la ayuda del microcrédito.

El emprendimiento por necesidad, es decir, aquellas personas que quieren abrir su propio negocio porque no tienen una mejor opción en el mercado laboral, representa un 23% de los beneficiarios de un préstamo de MicroBank. Se trata de emprendedores que o bien no tenían un puesto de trabajo o temían perderlo.

 

Los microcréditos también contribuyen a mejorar la capacidad de gestión de los negocios, desde el aumento de la capacidad para llevar la contabilidad del negocio y la generación de nuevas capacidades de gestión financiera hasta la gestión comercial, llegando incluso a mejorar sus posibilidades para ahorrar. Concretamente, el 27% su capacidad de ahorro se ha incrementado desde la concesión del préstamo, al igual que ocurre con el incremento de los ingresos (el 46% de los encuestados ha aumentado sus ingresos a partir de la concesión del microcrédito).

 

El citado estudio destaca el cambio positivo en el bienestar personal de los receptores de préstamos de MicroBank. Un 97% se siente útil y capaz en su día a día y más del 90% declara que cumple con su vocación laboral con el negocio que ha conseguido desarrollar. Además, los negocios que han recibido financiación de MicroBank llevan su labor de forma sostenible y responsable. El 52% de las empresas afirma integrar alguna buena práctica medioambiental en su día a día, como la gestión de residuos y medidas en materia de eficiencia y ahorro energéticos.

 

Generación de riqueza para el territorio

Del análisis del estudio de KPMG, se puede estimar el impacto de estos negocios sobre el PIB (producto interior bruto) de España. Así, en 2019, los negocios apoyados por MicroBank contribuyeron con 1.543 millones de euros al PIB, 724 millones de forma directa y 819 millones de forma indirecta e inducida. Además esta metodología también permite calcular la creación de empleo por sector. En este sentido, la actividad que lidera la creación de empleo, con un 55% del total, es la de aquellos proyectos que se centran en los servicios profesionales (aquí se encuentran negocios muy diversos, desde centros de estética y peluquerías a empresas de reparto o taxis), el comercio minorista (el 20%), la hostelería y la restauración (el 14%) y las nuevas tecnologías (el 5%). Si bien la generación de puestos de trabajo directos llega a los 20.174, las actividades indirectas e inducidas de los negocios financiados por MicroBank han conseguido elevar esta cifra hasta los 56.836 empleos.

 

Por su parte, los microcréditos familiares tienen un papel fundamental en lo que respecta a la igualdad de oportunidades, ya que facilitan financiación a aquellas personas con recursos limitados que tienen que hacer frente a necesidades puntuales, promoviendo de esta manera su inclusión financiera. De hecho, el 62% de las familias llegan justas o no llegan a final de mes, y el 43% no tienen capacidad para hacerse cargo de un gasto imprevisto de 600 euros. Y en el 41% de los casos tendrían que recurrir a familiares/amigos para hacer frente a estos gastos.

 

Impulso a las finanzas con impacto social

 

MicroBank, en su Plan Estratégico 2019-2021, recoge su voluntad de ir un paso más allá, impulsando aquellos proyectos que generan un impacto social positivo y medible en la sociedad, en sectores como la economía social, la salud, la educación y la innovación.