Estados Unidos o el país más rico con peores índices de pobreza

Alrededor de 40 millones de estadounidenses viven sumidos en la pobreza. Y no, la culpa no solo la tiene la pandemia del coronavirus.

Desde antes de esta crisis sanitaria, el país destinaba millones de dólares al año en programas para hacer frente a la pobreza. Por lo tanto, si hay recursos para solventar un problema, ¿qué es lo que lo está impidiendo?

 

DIFERENCIAS RACIALES 

Estados Unidos es una potencia mundial, pero carece de un sistema estable de protección social y de apoyo a los ingresos de las personas, como, por ejemplo, las prestaciones por hijos a cargo.

Los programas que ha implementado el Gobierno estadounidense durante los últimos años, como el seguro de desempleo, a pesar de que consiguieron reducir levemente el nivel de pobreza, se consideran extremadamente limitados para hacer frente a un problema tan grande.

Según Mark Rank, profesor de la Universidad de Washington en St. Louis, “tendemos a ver la pobreza en EE.UU. como un fracaso individual, es decir, que las personas no trabajan lo suficiente, están tomando malas decisiones, no tienen suficientes habilidades y ese tipo de cosas. Por lo tanto, depende de ti levantarte”, como afirma a BBC Mundo.

A todo ello, se suma que en Estados Unidos sigue habiendo profundas diferencias raciales que hacen que, las minorías sufran el problema de una forma desmesurada.

Solo hay que ver los datos: el 11% de los niños blancos vive en situación de pobreza, sin embargo, la tasa en niños negros llega al 32% y en menores latinos a 26%, según los datos ofrecidos por el Centro de Datos Kids Count en base a estadísticas de la oficina del censo.

 

DIFERENTES OPORTUNIDADES

Los expertos también señalan al deterioro del mercado laboral para todos aquellos trabajadores que tienen un salario bajo (cerca del 40% del total), que, a su vez, se relaciona con otros factores, como la desindustrialización y el debilitamiento de los sindicatos, hasta las transformaciones tecnológicas.

Por otra parte, Christopher Wimer, codirector del Centro sobre Pobreza y Política Social en la Universidad de Columbia, también apunta a que “las oportunidades en el mercado laboral tienden a ir a personas con títulos universitarios y que se han beneficiado del crecimiento económico”.

 

AYUDAS INSUFICIENTES

Sin la ayuda que ofreció el Gobierno antes de la pandemia, la tasa de pobreza en el país habría pasado de 12,5% a 16,3%, según apunta un estudio reciente realizado por Wimer y otros investigadores de Columbia.

Sin embargo, las ayudas a los trabajadores afectados por la llegada del coronavirus finalizan a finales de julio, mientras que los contagios siguen creciendo día a día.

La situación de alarma por pobreza en Estados Unidos ya estaba, la COVID-19 solo ha contribuido a empeorarla aún más, si cabe.