Vacuna contra el coronavirus: una carrera de velocidad entre las potencias mundiales

Desde el inicio de la pandemia, las conocidas potencias mundiales como China, Estados Unidos, Rusia o Reino Unido compiten en una carrera de extrema velocidad para ver quién de ellas consigue primero una vacuna contra el coronavirus.

¿Quién será el país que primero la desarrolle? Y, lo más importante, ¿cuándo?

Por lo general, el proceso de desarrollo de una vacuna puede extenderse años, sin embargo, en este caso, los científicos se mantienen optimistas y esperan conseguirlo en cuestión de meses, lo que, por otra parte, se antoja complicado teniendo en cuenta que la creación de una vacuna consta de varias etapas.

Una vez encontrada la posible vacuna, se tienen que llevar a cabo varias pruebas para verificar su eficacia y también, para comprobar que a la larga no produzca efectos secundarios dañinos para la salud.

En un primer momento, se testa en animales y, luego, se va probando en humanos: primero en pocas personas y después en grupos más numerosos.

Los gobiernos, por su parte, invierten en aquellos proyectos en los que más confían y creen que lo lograrán antes, asegurándose, de esta manera, dosis de esa posible vacuna.

Alrededor de 200 equipos científicos están trabajando en encontrar una vacuna. De estos, cerca de 20 ya se están probando con humanos en ensayos clínicos.

¿Cuáles son?

 

UNIVERSIDAD DE OXFORD

Junto a la colaboración de una farmaceútica, la Universidad de Oxford está creando una vacuna a partir de un virus que causa un resfriado común en los chimpancés.

Los científicos han alterado el virus, para que no cause enfermedades a los humanos y sea más semejante al coronavirus. Tras las primeras fases de ensayos clínicos, los expertos han asegurado que se obtienen resultados positivos, ya que, de los 1.000 voluntarios en los que se probó, un 90% desarrolló anticuerpos tras la inyección de la primera dosis.

No obstante, el 70% desarrolló fiebre o dolor de cabeza. Sin embargo, se seguirá comprobando su fiabilidad en las siguientes fases, en las que el abanico se ampliará a decenas de miles de personas procedentes de Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica.

 

MODERNA THERAPEUTICS 

La empresa estadounidense Moderna Therapeutics también está consiguiendo resultados prometedores mediante técnicas distintas.

Estos científicos están inyectando en los pacientes un pequeño fragmento del código genético del coronavirus, recreado en sus laboratorios. De esta manera, los expertos esperan que los sistemas inmunitarios de los individuos provoquen una respuesta sin que cause infecciones ni síntomas de la COVID-19.

Según los científicos de Moderna, financiados por el Gobierno de Estados Unidos, los participantes desarrollaron los mismos anticuerpos que los pacientes que han superado la enfermedad provocada por el coronavirus.

 

¿Y CHINA?

En el gigante asiático se está desarrollando la que puede que sea una de las principales candidatas a ser la vacuna definitiva, la de la empresa Sinovac Biotech.

Esta vacuna utiliza el propio Sars-CoV-2, pero químicamente inactivado, y se ha probado en alrededor de 10.000 personas en Brasil.

En el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan (China) también está desarrollando una vacuna a partir de un virus inactivado. Según los resultados de los primeros voluntarios, todos generaron anticuerpos.

 

A pesar de que varios equipos científicos vayan avanzados en el desarrollo de la vacuna contra el coronavirus, esta será finalmente fiable una vez se hagan todas las pruebas y finalicen todas las etapas. La mayoría de los expertos creen que esta vacuna final estará lista para mediados de 2021.