La Unión Europea hace historia con un acuerdo económico sin precedentes

Por fin, a tiempo y en condiciones Europa llega unida a un acuerdo histórico para la reconstrucción económica de la guerra contra el coronavirus, por fin los anhelos de los que creemos en una Europa fuerte de la solidaridad y de la unión se han cumplido. El engranaje de las instituciones del macro país de naciones que es la UE consigue mediante la política, el pacto y diálogo, la solidaridad necesaria para ser, lo que es una superpotencia global.

Tras 400 horas de negociaciones maratonianas concluyen con un acuerdo “histórico” en el que España recibirá 72.700 millones de euros a “fondo perdido” en concepto de subvenciones. “Acuerdo”, tuiteaba a las 05:31 de este martes el presidente del Consejo Europeo Charles Michel después de casi cuatro días y cuatro noches de cumbre. Los 27 dirigentes europeos llegaron finalmente a ese acuerdo, que contentará a todos, para poner en marcha un fondo pos pandemia de 750.000 millones de euros, 390.000 de los cuales serán transferencias directas a fondo perdido y 360.000 préstamos a unas condiciones inalcanzables ahora mismo en los mercados para la mayoría de los países de la UE.

El acuerdo es histórico, esa palabra tantas veces trillada que hay que saber usar, porque la Unión Europea acudirá a los mercados a endeudarse no para prestar a algún Estado miembro, eso lo hace al menos desde principios de los años 70, sino para financiar inversiones a fondo perdido. Como si fuera un Estado, como lo es, como EEUU como China..

A falta de conocer las cuotas por países, España logra 72.700 millones de euros en transferencias directas, dato brutal que los 27 pactaron un sistema de gobernanza que rechaza que un solo país tenga derecho de veto sobre los desembolsos y una condicionalidad basada en las recomendaciones que hace la Comisión Europea en su ejercicio llamado Semestre Europeo.

No habrá hombres de negro, no habrá troika, no habrá ajuste fiscal hasta que la economía recupere su nivel pre crisis. Después, si las previsiones se cumplen, en 2022 habrá que empezar a cumplir la senda fiscal que vaya marcando Bruselas. En 2021 y 2022, es decir, en los próximos presupuestos generales del Estado, cuando se renueven los de Cristóbal Montoro de 2018, que todo parece que es inminente, ya deberán ir las reformas del Semestre Europeo: inclusión social, digitalización, transición energética contra la crisis climática, modernización de las administraciones y una larga lista en la que no aparecen reformas de pensiones o reformas laborales. Lo mejor de todo es que no habrá subidas de la prima de riesgo como en 2012 (650 puntos) ni rescate país como pidió el gobierno de Rajoy el 9 junio de aquel año negro …

El presidente Macron aseguraba que se trata de un “acuerdo histórico”. Más de 400 horas de negociaciones que “han merecido la pena” aseguraba la presidenta de la Comisión Europea Ursula Von der Leyen.

Los 27 negociaron sin descanso con feroces discusiones que han movilizado 750.000 millones de euros y por primera vez se aprueba que la Unión Europea pueda financiarse con la emisión de bonos con la garantía de los 27. La mutualización de la deuda es la clave de todo; de facto es el nacimiento de una nueva Europa.

Francia y Alemania, las dos superpotencias, han planteado su posición junto a España e Italia, frente a Finlandia, Dinamarca, Suecia (ricos y socialistas), Holanda (liberal) y en parte de Austria (conservador). Pero con diálogo y pacto se ha conseguido; Macron ha demostrado bagaje negociador para una Francia azotada por el virus, y Merkel en sintonía plena con Pedro Sánchez, ha hecho lo imposible por acercar posiciones. Conte, magnífico, lo veo muy potente y confía en el consejo europeo. Sánchez y Conte tienen muy gratamente sorprendidos a Merkel y Macron; hay química, son un tándem.

Todo el caudal de dinero europeo a cargo de deuda se utilizará para proyectos concretos en un tercio del total; así deberán ir destinados a la transformación energética que es perfecto para España pues el nuevo gobierno tiene la Agenda 2030 con todos los objetivos que ahora se marcan, otro acierto. Esto supondrá un control sobre el destino de los fondos para asegurar su despilfarro en obras faraónicas que no aportan nada como en otros tiempos pasados.

La financiación del fondo está vinculada al escenario presupuestario europeo 2021/2027, que deberá aprobarse a finales de este año y que exigirá un incremento de los ingresos via nuevos impuesto, que serán la tasa digital, la financiera, la que se aplicará sobre el consumo de plástico…todo en la agenda del recién elegido gobierno de España. Los países del grupo de “frugales” Suecia, Dinamarca, Finlandia, Holanda y Austria se beneficiarán, y mucho, de una rebaja global de 50.000 millones de euros en sus contribuciones netas al presupuesto común. Se llama pacto político.

Pese a todo, la Unión Europea funciona y ha demostrado con él pacto la capacidad para el acuerdo sobre el Fondo de Reconstrucción Europeo, y que estamos unidos ante hecatombes como este virus, y para lo que haga falta. Ahora el acuerdo será refrendado en el Parlamento Europeo, y posteriormente con urgencia en los 27 parlamentos nacionales, lo que supondrá que se evidencie la moderación con la que se ha construido Europa y el aislamiento de las posiciones extremas que sólo quieren acabar con la UE.

Por todo esto merece la pena seguir luchando por la unión de Europa, la unión hace la fuerza y como dijo Bolívar “la unión de naciones permite alcanzar las metas de la libertad”.