¿QUÉ OCURRE CON LAS PLAGAS DE LANGOSTAS EN ASIA Y ÁFRICA?

El adjetivo bíblico se les queda corto a las últimas plagas de langostas. Llevan meses devastando los campos de cultivo y granjas en el sur de Asia y este de África. En estas zonas se están formando enjambres de hasta 150 millones de langostas por km2 y  ya se han visto en países como Kenya plagas que ocupan hasta 2.400 km2.

Para conocer la gravedad de la situación hay que tener en cuenta que un solo km2 de enjambre es capaz, en un solo, día de arrasar con el alimento que serviría para 35.000 personas. Además, las langostas pueden desplazarse hasta 100 km en un solo día.

El director de la FAO, QU Dongyu avisa de que la destrucción que pueda llegar a ocasionar los nuevos enjambres “provocaría una crisis humanitaria a medida que golpeen a Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Yemen”

Con este ritmo, la organización estima que para final de verano, las langostas habrán llegado hasta la costa atlántica de Senegal y Mauritania. Por lo que podría poner en serio riesgo los medios de vida y subsistencia de hasta un 10% de la población mundial.

Esto no augura un buen futuro al continente africano si observamos los últimos datos de la OMS y Naciones Unidas. Pronostican que la pandemia de COVID19 provocará niveles ‘devastadores’ de hambre en cerca de 25 países. La mayoría de éstos, en África.

“La destrucción que puedan llegar a ocasionar los nuevos enjambres “provocaría una crisis humanitaria a medida que golpeen a Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Yemen” El director de la FAO, QU Dongyu.

CÓMO SE ORIGINÓ

Las plagas aparecieron en 2018 en el desierto de Arabia. Tras los drásticos cambios en el clima se produjeron ciclones y tormentas (muy poco habituales en entornos desérticos) que hicieron transformar a saltamontes solitarios del desierto en enjambres de langostas que arrasan con todo a su paso.

En 2019 arrasaron con Yemen pero, al volver el clima desértico a la zona, las plagas se trasladaron en dos direcciones. En dirección este hacia Paquistán e India y en dirección sur hacia el cuerno de África.

La situación en el este de África es la de mayor gravedad. A finales de 2019 se produjo otro ciclón en esta zona provocando las condiciones climáticas perfectas para que se multiplicara exponencialmente la población de langostas.

DIFERENTES MANERAS DE LUCHAR CONTRA LA PLAGA

La medida clásica contra las plagas es el uso de pesticidas. Una respuesta rápida pero contraproducente a la larga, ya que contaminan los cultivos y destruyen ecosistemas, provocando los cambios climáticos que precisamente hacen aparecer este tipo de plagas.

Por esta razón en China llevan utilizando a pollos y gallinas desde hace años. Se trata de un ejército de miles de depredadores naturales de langostas. En el oeste del país el gobierno chino ha entregado miles de estas ‘armas biológicas’ a los granjeros y agricultores de la zona como modo de contención contra las plagas.

En estos últimos meses China ha perfeccionado el tipo de depredador y ha enviado a 100.000 patos a esta zona del país. Éstos han demostrado ser aún más efectivos que los primeros y han llamado la atención de Paquistán (uno de los países más afectados por las langostas en Asia). Ya se están utilizando allí para evitar pesticidas.