El momento en el que TikTok, China y Estados Unidos se incluyeron en la misma frase

La aplicación que ha salvado a muchos del aburrimiento durante el confinamiento parece estar en jaque. Ahora, TikTok se enfrenta al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha puesto sobre la mesa el veto de la aplicación de moda.

La pregunta es ¿por qué? y ¿qué tiene que ver China en todo esto?

Para poner en contexto, TikTok es una aplicación gratuita en la que se pueden grabar vídeos de hasta un minuto de duración, con la opción de elegir miles y miles de canciones y filtros.

A pesar de que sus inicios se remontan a 2014, la aplicación cobró un gran impulso el pasado año y durante la época de confinamiento. Tanto TikTok como Douyin -su empresa hermana en China- fueron descargadas 2.000 millones de veces alrededor de todo el mundo y sus usuarios activos ascendieron a 800 millones.

La aplicación de moda tenía un especial éxito en India, sin embargo, las autoridades la terminaron prohibiendo por motivos de “seguridad”, por lo que China pasó ocupó su puesto y Estados Unidos pasó a ser el segundo país del mundo que utilizaba más la App de los vídeos.

 

RELACIÓN ENTRE CHINA Y TIKTOK

Llegados a este punto, ¿por qué se ha molestado el señor Trump de repente con TikTok?

Fácil: su relación que guarda la aplicación con su enemigo asiático, China.

Para entenderlo, hay que remontarse a los inicios. En 2014, TikTok no era TikTok, sino tres aplicaciones diferentes. La primera era Musical.ly, una plataforma estadounidense. 

Años más tarde, la compañía tecnológica Bytedance lanzó en china una aplicación similar bajo el nombre de Douyin. Las ganas de expandirse del gigante tecnológico fueron aumentando por lo que el servicio salió al resto del mundo con el nombre de TikTok.

Finalmente, en 2018, Bytedance compró el invento estadounidense Musical.ly y lo incluyó como servicio dentro de TikTok.

Pues bien, la aplicación recopila una serie de datos sobre los usuarios, como los vídeos que son vistos y comentados, datos de localización geográfica, modelo de teléfono tiene un usuario y qué sistema operativo utiliza o el ritmo de tipeo de las personas cuando escriben.

A pesar de que son datos que recopilan otras muchas redes, algunos países sospechan y, como Reino Unido, han decidido abrir una investigación a la aplicación de moda. 

 

¿ESPIONAJE?

Estados Unidos, por su parte, no podía ser menos y acusa tanto a la aplicación como a China de espionaje, como lo ha hecho con el 5G de Huawei.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, dijo que los usuarios de TikTok corren el riesgo de que sus datos terminen “en manos del Partido Comunista chino”.

La plataforma, tras diversas acusaciones, ha insistido en que los datos de los usuarios se recopilan fuera del gigante asiático y que “la sugerencia de que estamos de alguna manera bajo el control del gobierno chino es completamente falsa”, como ha apuntado el jefe política pública de TikTok para Europa, Medio Oriente y África, Theo Bertram.

Sin embargo, como en el caso de Huawei, Estados Unidos basa sus sospechas en las posibilidades que le otorgan las leyes locales al Gobierno chino de obligar a Bytedance a entregar datos sobre sus usuarios en el extranjero.

La Ley de Seguridad Nacional de China de 2017 obliga a cualquier organización o ciudadano a “apoyar, ayudar y cooperar con el trabajo de inteligencia estatal”.

Desde TikTok alegan que responderían “no” a cualquier solicitud de este tipo, no obstante, esto podría conllevar nefastas consecuencias para la compañía.