Descenso de la natalidad: la población mundial llegará a su tope

La población mundial no ha parado de crecer durante todo el periodo moderno. Crecer, crecer y crecer, hasta llegar a los 7,8 mil millones de habitantes en la tierra.

Un estudio publicado en la revista médica The Lancet ha asegurado que, sí, la población mundial seguirá creciendo hasta llegar al menos a los 10 mil millones de personas, sin embargo, en un futuro menos lejano de lo que se estima, nos espera un tope. Una vez allí, la humanidad no crecerá más.

GETTY IMAGES

Los investigadores que han elaborado el artículo, del Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, prevén que ese límite llegará en 2064, año en el que comenzará un descenso hasta llegar en 2100 a las 8.8 mil millones de personas.

 

La última vez que la población mundial disminuyó fue a mediados del siglo XIV, debido a la peste negra. Si nuestro pronóstico es correcto, será la primera vez que la disminución de la población se deba a la disminución de la fertilidad, en oposición a eventos como una pandemia o una hambruna.

Stein Emil Vollset, autor principal del estudio

 

 

¿POR QUÉ ESTE DESCENSO?

Después de analizar la mortalidad, la fertilidad y la migración de la población en los próximos 80 años, los expertos del IHME llegaron a la conclusión de que la población se vería notablemente reducida.

La tasa de fertilidad está cayendo cada vez más. Hace 70 años, las mujeres tenían un promedio de 4,7 hijos a lo largo de su vida, número que los investigadores han calculado que va a caer por debajo del  1.7 para 2100.

Por otro lado, y a diferencia de 1950, las mujeres están accediendo cada vez más a la educación y al mundo laboral y, también, han entrado en el mundo de los anticonceptivos, lo que hace que las mujeres tengan el control sobre si tener hijos o no.

 

Hay dos factores clave: mejoras en el acceso a la anticoncepción moderna y la educación de niñas y mujeres. Estos factores impulsan la tasa de fertilidad: el número promedio de hijos que una mujer da a luz durante su vida, que es el mayor determinante de la población.

Stein Emil Vollset

 

PAÍSES MÁS AFECTADOS

Según el estudio, al menos 23 países verán su población reducida en al menos un 50%, entre ellos, Japón, Tailandia, Italia, España, Portugal, Corea del Sur, China o Reino Unido.

No todos los países van estar en situación de declive, algunas zonas, como el norte de África, Medio Oriente o África subsahariana podrían triplicar su población para entonces.

Sin embargo, aunque unos países se verán más afectados que otros, lo cierto es que el descenso de la natalidad es un problema mundial, y bastante gordo, ya que 183 de 195 países tendrán una tasa de fertilidad por debajo de los niveles que les permiten reemplazar la población con el tiempo.

 

¿CUÁL ES EL PROBLEMA?

El estudio revela que el número de niños menores de 5 años caerá de 681 millones en 2017 a 401 millones en 2100; mientras que la cifra de personas mayores de 80 años subirá de 141 millones en 2017 a 886 millones en 2100.

Christopher Murray, coautor del artículo, plasma la problemática de manera clara: “¿quién paga impuestos en un mundo de personas mayores? ¿Quién paga por la atención médica de los ancianos? ¿Quién cuida de ellos? ¿Podrá la gente jubilarse?”, se pregunta el investigador en BBC Mundo.

 

¿CUÁL ES LA SOLUCIÓN?

Para paliar los efectos, muchos países han recurrido a la inmigración para aumentar su población, pero los expertos indican que, en un futuro, no habrá migrantes suficientes que llenen estos vacíos. No obstante, muchos países se verán obligados a cambiar su visión en cuanto a este tema y deberán dejar a un lado la hostilidad hacia los extranjeros.

Otros países han optado por cambiar las políticas: bajas por paternidad, aumentar la paga de la baja maternal, la oferta de cuidado gratuito para niños e incentivos financieros. No obstante, no tienen una respuesta concreta para este problema.

En cualquier caso, los investigadores advierten de que esto no significa que haya que dar un paso atrás en cuanto a la educación y la libertad que han conseguido las mujeres. “Es probable que responder a la disminución de la población se convierta en una preocupación política primordial en muchos países, pero esta no debe comprometer los esfuerzos para mejorar la salud reproductiva de las mujeres o el progreso en los derechos de las mujeres“, subraya Stein Emil Vollset.